LA REGLA DEL TRES

Hoy vamos a hablar de una tendencia muy sencilla y efectiva a la hora de crear composiciones decorativas en nuestro hogar. Bien sea un aparador, una mesa auxiliar o una estantería no todos tenemos el gusto y la facilidad para colocar objetos en ellos que tienen los decoradores profesionales.

En cuanto tenemos un mueble nuevo en casa empezamos colocando un objeto que tenemos a mano, luego otro, y otro más… porque no nos acaba de convencer la composición, y muchas veces acabamos sobrecargándolo.

Si utilizamos la regla del tres podemos darle vida a cualquiera de estos muebles en cuestión de minutos. Originariamente consiste en crear composiciones utilizando 3 objetos, sin embargo el número de objetos no es tan relevante. Pueden ser 5, 7, 9… lo importante  es que sea un número impar.

La base de esta teoría es que las composiciones en número par son más estáticas y pasan más desapercibidas. Por el contrario, las composiciones realizadas con un número de objetos impar son más dinámicas y el ojo está obligado a moverse más, captando así más atención.

Si, además, jugamos con que los objetos impares sean de diferentes alturas, potenciamos aún más este efecto.

No sólo se aplica a los objetos que colocamos en superficies, también puede utilizarse para otros elementos decorativos como cojines, cuadros o fotografías en las paredes, macetas, etc. Apuesta por los números impares y verás la diferencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *