Entradas

KEEP CALM! VUELTA A LA RUTINA

¿Por qué se nos hace todo tan cuesta arriba después de las vacaciones? ¿Es que no aprendemos de un año para otro? Pues parece ser que no. Hay quien más y quien menos pero ninguno nos libramos de ese estado pasajero de melancolía al que llamamos depresión post vacacional.

Según los expertos uno de los principales motivos de este fenómeno es que, como en tantas otras situaciones en nuestra vida, dejamos todo para última hora, y en menos de 24 horas pasamos de la playa a la oficina. ¿Te suena? Es entonces cuando tu cuerpo dice ¡Hey! ¿Qué pasa aquí? ¿Dónde está el sol, la arena y el chiringuito?

Es natural que queramos aprovechar las vacaciones hasta el último día y por ese motivo, una vez que regresamos a nuestro hábitat natural, es necesario que nos adaptemos poco a poco a las responsabilidades para acoplarnos sin padecer una situación de pena o angustia.

En primer lugar es importante que no retomemos la rutina habitual nada más llegar de vacaciones. Acudir a trabajar es más que suficiente. El resto de responsabilidades como cursos, gimnasio u otras actividades deberíamos dejarlas un poco de lado durante la primera semana, para ir adaptándonos de forma progresiva.  Es cierto que muchas de estas actividades representan una válvula de escape, pero es mejor que los primeros días dejemos el tiempo libre para disfrutar de él con amigos, familiares y sin responsabilidades.

 

Una vez estemos acostumbrados al horario laboral es el momento de introducir el resto de actividades cotidianas e incluso comenzar otras nuevas que nos sintamos impulsados a realizar. Durante las vacaciones tenemos más tiempo para reflexionar sobre nuestra vida y sentimos impulso de realizar todo tipo de actividades nuevas: yoga, tocar la guitarra, clases de pintura, pasear a diario, adquirir una mascota,…  Si después de una semana en nuestro entorno habitual aún conservamos la ilusión por realizar alguna de esas actividades no dudes en hacerlo. Es la mejor época del año para crear nuevos hábitos.

Algo similar a lo que ocurre con las actividades pasa también con nuestra alimentación. En verano, y más concretamente durante las vacaciones, solemos relajarnos y permitirnos algunos caprichos que ‘nos pide el cuerpo’.  No es recomendable pasar de cero a cien en 24 horas al alarmarnos en cuanto subimos de nuevo a la báscula. Nuestro cuerpo en este caso también necesita un período de adaptación. En la mayoría de ocasiones nuestro cuerpo, al ir eliminando progresivamente los hábitos que hemos adquirido en vacaciones como ese heladito o cervecita de más, él por si solo va volviendo a su estado habitual sin necesidad de una dieta estricta. Una dieta sumamente restrictiva de buenas a primeras puede acrecentar esa depresión postvacacional. Así que se puede aplicar la misma regla. Si una semana o diez días después de volver de vacaciones  y regresar a tu rutina aún sientes que necesitas esa dieta, entonces es el momento de comenzarla.

¡Ánimo con la vuelta a la rutina! ¡Es momento de reiniciar y aprovechar la energía que hemos acumulado en vacaciones!

CÓMO MANTENER EL CALOR A RAYA EN TU HOGAR

Estamos en plena ola de calor y, para protegernos de las altas temperaturas, debemos intentar mantener la casa lo más fresca posible, para que en la medida de lo posible se convierta en un refugio en el que apetezca estar durante las horas más cálidas.

El mejor sistema para refrigerar la casa y mantener una temperatura adecuada es el suelo radiante refrigerante, todavía reservado para unos pocos privilegiados. El resto de mortales tendremos que sacar partido al sistema de refrigeración más extendido: el aire acondicionado. Se vuelve imprescindible estos días porque permite controlar y bajar la temperatura interior. El único inconveniente es el tipo de frío que emite vía aire, que puede ser molesto para dormir o en habitaciones infantiles. Lo ideal es mantener el aire a una temperatura constante durante todo el día y en estos días de calor extremo, incluso cuando no estemos en casa.

Los ventiladores de techo con una buena alternativa y ofrecen una agradable sensación de frescor de forma relativamente natural. Ahora bien, si la temperatura interior alcanza los 35 grados no hay ventilador que haga efecto porque mover aire caliente no servirá de alivio.

Los toldos en las ventanas pueden rebajar la temperatura de una casa hasta en 10 grados. Conviene estudiar su instalación especialmente en ventanas que reciben muchas horas de sol al día.

Existen varias recomendaciones aplicables a todos los hogares, cuenten con sistema de refrigeración o no. En primer lugar hay que intentar a toda costa que el calor no se meta en casa, por lo que hay que mantener bajadas las persianas evitando que el sol entre directamente y no abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta que en el interior, sólo ventilando muy pronto por la mañana.

Las plantas son un buen antídoto contra el calor. De hecho algunas plantas actúan como refrigerantes naturales, absorbiendo el calor y emitiendo oxígeno. Las mejores plantas para este fin son, entre otras, la palmera de bambú o Areka, la sansevieria, los helechos o el aloe vera.

Si vives en una casa de varias plantas ya sabrás que el calor sube y que la zona más fresca de una casa es la planta baja. Es buena idea contar en esta planta con alguna habitación o dormitorio donde descansar cuando el calor es muy intenso. En las horas de más calor intenta evitar el uso de los aparatos domésticos que emiten calor como el horno o el lavavajillas.

Si aún no lo has hecho, es un momento ideal para cambiar tus luces halógenas por luces LED. Además de por su mejor consumo, un foro halógeno emite mucho más calor.

Fuente: Decosfera

COMO REALIZAR EL CAMBIO DE ARMARIO PASO A PASO

El buen tiempo ha llegado por fin y, con él, el momento de realizar el temido cambio de armario para poner a la vista nuestra ropa más ligera y ocultar los abrigos y jerséis durante unos meses. La sabiduría popular nos enseña que esta tarea no deberíamos realizarla hasta el cuarenta de mayo, sin embargo pocos nos resistimos a esperar hasta esa fecha. Unos preferimos hacerlo de golpe, tomándonos una tarde (o un día completo) para poner todo en orden, mientras otros prefieren hacerlo de forma progresiva según van subiendo las temperaturas. Sea cual sea tu sistema seguro que estos consejos te serán muy útiles a la hora de realizar esta tarea.

El primer paso, antes de guardar la ropa, es importante lavarla o llevarla al tinte si es necesario, como en el caso de trajes o prendas delicadas. Es primordial para que tus prendas lleguen en buen estado al siguiente año. Además, puedes aprovechar la ocasión para revisar todas las prendas y retirar aquellas que no te sienten bien, no te gusten o no te hayas puesto en los últimos dos años. También es un momento ideal para repasar botones, cremalleras y costuras, y limpiar a fondo el calzado. Hay que tener en cuenta que los aceites corporales atraen a las polillas y provocan un olor persistente si no se elimina de las prendas antes de almacenar la ropa. Es recomendable retirar las bolsas de plástico ya que retienen la humedad y fomentan la aparición de moho. En su lugar puedes utilizar bolsas de algodón o reciclar la ropa de cama vieja para envolver las prendas.

Una vez realizada la puesta a punto de las prendas pasamos a realizar el proceso de embalaje. Para ello se pueden utilizar cajas, bolsas de cierre hermético o fundas para lo que podamos guardar colgado. Las cajas protegerán la ropa del polvo y las polillas, que son los que más daño hacen a los tejidos. Es recomendable evitar almacenar la ropa en cajas de cartón, ya que el pegamento puede atraer bichos. Los contenedores de plástico con tapa son seguros y no atraen insectos ni dañan las fibras. Un buen remedio antipolillas es introducir en ellas un saquito de lavanda, clavos de olor o cedro, que actúan como repelentes y al mismo tiempo perfuman las prendas. La naftalina es un clásico contra las polillas pero hay que ser cuidadoso para protegerlas bien en bolsas o papel para evitar el contacto con las prendas ya que podrían dañarlas.

Las prendas de piel, al ser mucho más delicadas, se deben guardar en fundas de tela que permitan respirar a la piel evitando que se estropee.  Este tipo de fundas son también aconsejables para trajes y vestidos, para protegerlas y no tener que doblarlas. En cuanto al calzado, es aconsejable introducir cada modelo en una caja o bolsa individual. El resto de la ropa se debe doblar correctamente y guardarla en cajas o bolsas herméticas, para aprovechar al máximo el espacio. Si este cambio lo sueles realizar de forma progresiva es recomendable colocar una etiqueta en la parte exterior de las cajas para poder identificar con facilidad el contenido de cada una de ellas.

En cuanto al almacenaje de estas prendas, si no dispones de un trastero o armario específico para ello, existen varias opciones. Las cajas plásticas con ruedas son muy prácticas para ocultarlas bajo la cama. Otra opción es utilizar el almacenaje abatible bajo la cama, como el que vemos en la fotografía superior.  En el caso de que tengas que almacenarlo en el armario que usas para tu ropa de temporada, la mejor opción sin duda es utilizar la parte más alta y menos accesible para ellos.

Si estás pensando en hacer otro tipo de ‘cambio de armario’ y adquirir uno nuevo para tu dormitorio, puedes ver nuestro catálogo CRETA BASIC dónde puedes ver muchísimas opciones para diseñarlo.

Si tu reto es configurarlo para no tener que almacenar la ropa de temporada dos veces al año y tener a la vista todas tus prendas puedes ser aconsejado por los profesionales de nuestros puntos de venta para conseguir la composición que más se adapte a ti y a tus necesidades.

CRETA BASIC: FUSIONANDO TENDENCIA Y ESTILO DE VIDA

Desde hace unos días podéis disfrutar en la web de Grupo Exojo de nuestro nuevo catálogo de dormitorios CRETA BASIC. En él hemos trabajado concienzudamente para adaptar nuestra línea de dormitorios a las tendencias más actuales y que éstas se fundan con vuestro estilo de vida al llegar a vuestros hogares.

La nueva serie de auxiliares DUO, que es una de las principales novedades de este catálogo, aporta dinamismo a la composición de la fotografía superior, que  gracias al juego de sus cajones se encuentra en perfecta armonía con el nuevo cabecero DELTA.

CRETA BASIC permite personalizar los auxiliares de este catálogo con la incorporación  de patas. Podrás elegir entre las patas despuntadas, patas nórdicas o patas rectas. Este simple gesto puede transformar por completo tu dormitorio.

Otro detalle que podemos observar en él es la nueva galería LEVOS, que destaca por la robustez que aporta su marco, y junto con la iluminación LED opcional crea un atractivo juego de volúmenes.

Como no podía ser de otra manera, los armarios tienen un gran protagonismo a lo largo del catálogo, con multitud de opciones para configurarlos para que se adapte a tus necesidades y, por supuesto, a tu estilo. Estate atento a nuestro blog ya que las próximas semanas hablaremos más a fondo de ellos con muchos consejos para ayudarte a diseñarlo.

Otro punto clave en CRETA BASIC es el almacenaje auxiliar, ya que no sólo de armarios vive el hombre y, en este caso, los hogares. En él podrás encontrar módulos zapateros y canapés elevables que, junto con las líneas de muebles auxiliares, son capaces de cubrir todas tus necesidades de espacio.

¡Descubre todo esto y mucho más ya en nuestra web!

 

COMBINA COLORES CON LA REGLA 60-30-10

Cuando nos enfrentamos a pintar y decorar una habitación no sólo nos encontramos con el problema de elegir los colores. Tanto si son muy llamativos como si son excesivamente discretos siempre tenemos el miedo de pasarnos o quedarnos cortos a la hora de utilizarlos, nos cuesta llegar al punto de equilibrio.

Pues bien, existe una regla que se conoce como 60-30-10 que puede ayudarte a que cualquiera de las estancias de tu hogar parezca de revista.

El primer paso es escoger tres colores para la decoración de una habitación, usando el color dominante en un 60% del espacio, el color secundario en un 30% del espacio y un color de acento en un 10%.

El 60%, el color dominante, se aplica normalmente en las paredes, techo o suelos. Suelen ser colores claros, frescos y que ayuden a crear luminosidad en la habitación, ayudando a resaltar el resto de colores. Tonos neutros como blancos, marrones o grises son una buena elección para tener como base.

El 30% se correspondería con el color que escojamos para los muebles, alguna de las paredes o el suelo si es de madera. Aquí el abanico de colores es mucho más amplio, aunque se recomienda que no sean colores fuertes: grises, negros, tonos pastel o madera en todas sus tonalidades.

Por su parte, el 10% con el color que queremos relatar debería limitarse a los complementos como marcos, cuadros, cojines, libros, textiles, objetos decorativos… Aquí no tenemos por qué tener miedo de utilizar colores fuertes porque la intención es que estos objetos llamen la atención sin sobrecargar la habitación.  Al ser colores fuertes (amarillos, rojos, azules,…) podemos cansarnos cada X tiempo de ellos, y de esta forma con una mínima inversión podemos  cambiar estos complementos para conseguir una renovación.

Estas podrían ser posibles combinaciones dependiendo del estilo que quieras conseguir:

Tranquilo: Beige (60%), Chocolate (30%), Verde(10%)

Náutico: Blanco (60%), Azul marino (30%), Amarillo (10%)

Femenino: Rosa pastel (60%), Blanco (30%), Violeta (10%)

Elegante: Blanco (60%), Negro (30%), Rojo (10%)

Moderno: Gris (60%), Esmeralda (30%), Amarillo (10%)

Tradicional: Blanco (60%), Beige (30%), Celeste (10%)

Divertido: Verde manzana (60%), Anaranjado (30%), Blanco (10%)

Si aplicamos esta técnica a todo nuestro hogar, escogiendo el mismo color predominante en toda la casa y jugando con los otros dos para las distintas habitaciones podemos conseguir un equilibrio y una continuidad perfecta en nuestra decoración.

CÓMO ELEGIR LA ALFOMBRA PERFECTA PARA CADA ESTANCIA

Nos encantan las alfombras porque aportan calidez y confort a cualquier espacio. Son una solución ideal para amortiguar el sonido, aislar térmicamente el ambiente y complementar la decoración. Además, ayudan a delimitar visualmente diferentes ambientes dentro de una misma estancia.

Una alfombra muy grande puede hacer que un espacio parezca más pequeño. Sin embargo, si es demasiado pequeña, resultará extraña si no guarda las proporciones con el espacio y el mobiliario.

El primer paso antes de elegir una alfombra es medir la estancia, teniendo en cuenta el espacio que ocupan las puertas cuando están abiertas. Ten en cuenta que si la alfombra es demasiado gruesa ésta podría afectar a la apertura de la puerta. Ante la duda, desde Houzz recomiendan utilizar cinta de carrocero para marcar el espacio que debería ocupar la alfombra. Aléjate un poco y fíjate si guarda las proporciones que deseas.

La disposición del mobiliario en el salón, sobre todo de los asientos, definirá cómo debe ser la alfombra. Si el sofá y las butacas están colocados contra una pared, es buena idea poner las patas delanteras de los asientos encima de la alfombra. En cambio, si la composición de asientos se encuentra en el centro de la sala, conviene elegir un modelo más grande para que todos los elementos estén encima de la alfombra.

Si no encuentras la medida exacta de la alfombra que estás buscando, es preferible que elijas una pieza de mayores dimensiones que al contrario.

En la zona de comedor, las alfombras se utilizan sobre todo para delimitar el ambiente, además de amortiguar el sonido y decorar. Así, la alfombra para el comedor debe ser lo suficientemente grande como para cubrir la totalidad de la mesa y las sillas cuando están retiradas. Calcula la medida de la mesa y suma unos 60-70 centímetros por cada lado. Por ejemplo: a una mesa de 200×80 centímetros le correspondería una alfombra de 320×200. De este modo, las sillas estarán siempre sobre la alfombra.

Para el dormitorio es buena idea escoger alfombras largas y estrechas para colocar a ambos lados de la cama. Procura que el largo de la alfombra para tu dormitorio sea similar al de la cama. Con el cabecero apoyado en una pared se puede colocar una alfombra que ocupe dos tercios de la superficie de la cama. Deja que las mesillas queden directamente sobre el suelo, sin apoyar sobre la alfombra. Para quien tenga un pie de cama tipo banqueta, la alfombra debería tener el mismo ancho de la cama.

En cuanto a la forma, si el espacio es alargado, lo ideal sería elegir una forma rectangular. Para un espacio cuadrado, elige una alfombra también cuadrada. De este modo conseguirás mantener las proporciones de la estancia correctamente, aportando mayor equilibrio visual. Reserva las alfombras redondas para aportar originalidad a un ambiente. Si te has confundido con la medida o bien tienes que adaptar una alfombra a una nueva ubicación, puedes comprar una alfombra del tamaño correcto de fibras naturales como base y colocar la más pequeña encima.

Otro punto muy importante a tener en cuenta sería el material. Las de lana, muy confortables, suaves al tacto y resistentes, son fáciles de limpiar y resultan ideales para ambientes de alto tránsito como el salón.

Una opción mucho más económica son las de fibras naturales, que son perfectas para espacios en los que busques un estilo natural. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no soportan bien las manchas. Las de algodón por su parte son prácticas, económicas y funcionales. Son la mejor opción para ambientes informales como el dormitorio infantil o el vestidor. Como pesan muy poco se recomienda colocar debajo una base antideslizante para evitar accidentes.

Las alfombras de materiales sintéticos son muy resistentes y fáciles de mantener y limpiar utilizando únicamente una fregona humedecida. Puedes utilizar las alfombras de vinilo, polietileno o PVC en cualquier ambiente, incluso en espacios exteriores, ya que no se estropean con el sol o la lluvia.

Fuente: Houzz

ADÉNTRATE EN LOS DORMITORIOS CRETA TOP

La incorporación en nuestros catálogos de una visión 3D completa de varias composiciones os permite personalizar vuestro espacio como nunca. Con ellas puedes disfrutar y vivir en primera persona la sensación real de convivir con un ambiente en 3D con una vista completa de 360º. Hoy queremos presentarte una de las dos composiciones en la que puedes adentrarte en nuestro catálogo de dormitorios CRETA TOP . Para disfrutar de esta interesante experiencia sólo necesitas entrar en la web.

En este amplio dormitorio se combinan los acabados blanco nordic, blanco chic y tapizado central el polipiel blanco. El cabecero Regio ofrece la posibilidad de incorporar accesorios como estas dos prácticas cajas en panel y cristal.

En este detalle podemos apreciar la iluminación led que viene incorporada de serie en estos cabeceros. Un elemento muy práctico, que junto con la posibilidad de incorporar una conexión USB para carga, amplía enormemente su funcionalidad. Los frentes de la mesilla (modelo INO) en acabado blanco chic le aporta un plus de elegancia.

Los sinfonier comparten modelo y combinación de acabados con las mesillas y como novedad incluimos el efecto cuero para los interiores de los cajones. Para completar el espacio de almacenamiento y tener todas tus prendas y accesorios en perfecto orden puedes completar tu dormitorio con un módulo zapatero como el de las imágenes inferiores. Para configurarlo existen múltiples opciones que se adaptan a tu espacio y a tus necesidades.

Y por supuesto, en todo dormitorio no puede faltar un armario. En este caso podrás encontrar uno de tres puertas correderas que combina ambos acabados, resultando ligero, fresco y dinámico. ¿A qué esperas para descubrir esta experiencia 360º?

¿CÓMO ES LA CASA IDEAL PARA UN SINGLE?

Sabemos que es la semana del amor, los corazones entrelazados y los stories más  pastelosos. Sin embargo no podemos dar la espalda a una realidad: el número de hogares unipersonales está creciendo. Sus habitantes tienen diferentes caras: jóvenes que inician la aventura de la emancipación, solteros que se sienten cómodos viviendo solos, divorciados que ya no necesitan tanto espacio en su casa,…  La demanda de pisos para singles se ha disparado en los últimos años como consecuencia de los cambios sociales.

El número de personas que viven solas aumenta cada año y ya supera la cifra de un 25% del total de los hogares en España. Es la segunda opción más habitual, después de los hogares formados por dos personas (alrededor del 30%).

En general, los solteros que no quieren compartir piso buscan inmuebles similares a un estudio, que tenga entre 50 y 60m2, con una o dos habitaciones, o apartamentos en alquiler con rentas asequibles. Buscan una adaptabilidad no sólo en cuanto a espacio sino también en cuanto a precio, ya que un gran número de estos singles son jóvenes.

Según un estudio realizado por pisos.com, los singles suelen preferir las zonas céntricas de la ciudad y buscan sobre todo vivir de alquiler. Por otro lado, tienden a configurar su piso de manera muy funcional, con pocos espacios separados para lograr una mayor sensación de amplitud.

Según la arquitecta Mónica Lombana estas son las características que tendría el piso ideal single, considerando que no tenga más de 50m2:

  • El salón tiene que ocupar la mayor parte del espacio disponible, aprovechando al máximo la entrada de luz natural e incorporando la terraza, si la hubiera.
  • La cocina debería ser una prolongación del salón, colocando entre ambos espacios virtuales una mesa que sirva tanto de comedor como de mueble auxiliar para cocinar.
  • Así mismo, el salón puede separarse del dormitorio por un tabique sin puerta o instalar una corrediza para eliminar zonas muertas.

  • El baño debe ser la estancia más funcional porque es donde menos tiempo pasamos. Si es posible, hay que ganar superficie para el dormitorio o el salón, por ejemplo cambiando la bañera por una ducha.
  • Como último consejo, conviene contemplar la posibilidad de aprovechar las alturas si la vivienda cuenta con techos elevados, construyendo altillos para almacenaje o, incluso, como dormitorio extra.

Fuente: Anida

COMO ADAPTARNOS AL HORARIO DE VERANO

El pasado domingo tuvimos que adelantar el reloj una hora para adaptarnos al horario de verano. Es decir, perdimos una hora de sueño y a partir de ese momento amanecerá y anochecerá más tarde. Para algunas personas los efectos físicos y psíquicos de este adelanto horario se perciben hasta 10 días después.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro organismo a adaptarse a este cambio? El primer consejo de todos los expertos es levantarse antes el domingo, es decir, no despertarnos una hora más tarde de lo normal con la excusa del nuevo horario. Si no tuviste esto en cuenta, lamentablemente no podemos volver atrás en el tiempo, pero con unos hábitos de alimentación y descanso lograremos equilibrar la rutina del organismo ante alteraciones externas.

En cuanto al horario de las cenas, se recomienda mantener el mismo. De esta manera educaremos a nuestro sistema digestivo para que demande nutrientes de forma equitativa y coordinada. Hay determinados alimentos que pueden ayudarnos a la adaptación horaria: legumbres, frutos secos, avena y productos ricos en vitamina C, como por ejemplo las naranjas o las fresas.

Si tenemos dificultades para conciliar el sueño en los días posteriores al cambio de hora sería conveniente tomar a media tarde frutos ricos en magnesio como plátano, nueces o avellanas. Estos alimentos actúan como relajantes musculares y preparan el cuerpo para el momento de irse a dormir.  Otros buenos aliados para preparar nuestro cuerpo para el descanso son las infusiones o los suplementos alimenticios naturales.

Los niños, a pesar de ser los más sensibles a estos cambios, son al mismo tiempo los que más rápidamente se adaptan a ellos. Es posible que al día siguiente quieran dormir una hora más o comer y cenar más tarde, pero es recomendable mantener el horario habitual. Lo mismo ocurre con la hora de acostarse. Para propiciar esa adaptación es preciso continuar haciéndolo a la misma hora y evitar siestas compensatorias, tanto en niños como en adultos.