Entradas

TRUCOS FÁCILES PARA QUE UNA HABITACIÓN PAREZCA MÁS AMPLIA

En mayor o menos medida, a todos nos vendrían de maravilla algunos metros cuadrados más en nuestro hogar. Sabemos lo valioso que es el espacio y, sin embargo, lo solemos desaprovechar en numerosas ocasiones.  Existen numerosos trucos prácticos y eficaces para conseguir agrandar cualquier espacio visualmente, y hoy vamos a repasar alguno de ellos.

Si tienes la suerte de que la estancia está bien orientada y tiene la suficiente luz natural ya tienes gran parte de la batalla ganada. Si no es así, ten siempre presente que lo más importante es potenciar la luz natural de todas las formas posibles, paliando todos los rincones oscuros que pueda haber en la habitación. Hay que huir de las cortinas y estores gruesos que cubran las ventanas. Los tejidos cuando más livianos y blancos más te ayudarán a lograr una estancia amplia y luminosa. Si no cuentas con suficiente luz natural, diseñar una buena iluminación artificial puede ser la mejor inversión.

Planifica bien dónde vas a colocar los muebles, ya que la disposición de éstos puede jugar a tu favor o en tu contra si quieres que una estancia parezca amplia y acogedora. Si quieres conseguirlo lo ideal es pegar a las paredes las piezas más voluminosas, como el sofá, el aparador o las librerías. De esta forma dejarás libre de obstáculos el centro de la habitación y podrás moverte con mayor libertad.

Las librerías de suelo a techo son un elemento  tradicional que ayuda a ampliar visualmente el espacio. Si eres un apasionado de la lectura no sólo podrás colocar todos tus libros en perfecto orden, sino que añadirás altura a las paredes.

Los espejos son otro elemento que puede conseguir que cualquier habitación parezca más espaciosa de lo que realmente es. Si colocamos un espejo de grandes dimensiones en la pared, o en las puertas de un armario de grandes dimensiones como en la fotografía,  logramos duplicar visualmente el espacio.

Como hemos comentado ya en multitud de ocasiones, los colores intensos hacen que una estancia parezca más pequeña y cargada de lo que es. Intenta limitar en la medida de lo posible el uso de estos colores para pequeños detalles y notas de acento. Por el contrario, los colores suaves y los tonos pálidos, lograrán que parezca que tienes una habitación más amplia.

Sucede lo mismo con los textiles y otros elementos decorativos que utilizamos. Los diseños abigarrados y los estampados muy enrevesados hacen que los espacios parezcan mucho más pequeños de lo que son. A la hora de elegir textiles como alfombras, tapicerías, cortinas o cojines, ten en cuenta que los lisos son más versátiles y te ayudarán a ampliar el espacio. Si te decantas por un estampado intenta que sea discreto y de tonos suaves.

Por último ten en cuenta que una habitación, sea del tamaño que sea, si está desordenada parecerá mucho más pequeña de lo que es en realidad.  Con el desorden hay demasiados puntos focales en la estancia que atraen nuestra atención y al mismo tiempo menos espacio físico para moverse, teniendo como resultado la sensación de que el espacio disminuye. La única solución es ordenar y lograr mantener ese orden de forma continua.  ¡Todo un reto!

COMBINA COLORES CON LA REGLA 60-30-10

Cuando nos enfrentamos a pintar y decorar una habitación no sólo nos encontramos con el problema de elegir los colores. Tanto si son muy llamativos como si son excesivamente discretos siempre tenemos el miedo de pasarnos o quedarnos cortos a la hora de utilizarlos, nos cuesta llegar al punto de equilibrio.

Pues bien, existe una regla que se conoce como 60-30-10 que puede ayudarte a que cualquiera de las estancias de tu hogar parezca de revista.

El primer paso es escoger tres colores para la decoración de una habitación, usando el color dominante en un 60% del espacio, el color secundario en un 30% del espacio y un color de acento en un 10%.

El 60%, el color dominante, se aplica normalmente en las paredes, techo o suelos. Suelen ser colores claros, frescos y que ayuden a crear luminosidad en la habitación, ayudando a resaltar el resto de colores. Tonos neutros como blancos, marrones o grises son una buena elección para tener como base.

El 30% se correspondería con el color que escojamos para los muebles, alguna de las paredes o el suelo si es de madera. Aquí el abanico de colores es mucho más amplio, aunque se recomienda que no sean colores fuertes: grises, negros, tonos pastel o madera en todas sus tonalidades.

Por su parte, el 10% con el color que queremos relatar debería limitarse a los complementos como marcos, cuadros, cojines, libros, textiles, objetos decorativos… Aquí no tenemos por qué tener miedo de utilizar colores fuertes porque la intención es que estos objetos llamen la atención sin sobrecargar la habitación.  Al ser colores fuertes (amarillos, rojos, azules,…) podemos cansarnos cada X tiempo de ellos, y de esta forma con una mínima inversión podemos  cambiar estos complementos para conseguir una renovación.

Estas podrían ser posibles combinaciones dependiendo del estilo que quieras conseguir:

Tranquilo: Beige (60%), Chocolate (30%), Verde(10%)

Náutico: Blanco (60%), Azul marino (30%), Amarillo (10%)

Femenino: Rosa pastel (60%), Blanco (30%), Violeta (10%)

Elegante: Blanco (60%), Negro (30%), Rojo (10%)

Moderno: Gris (60%), Esmeralda (30%), Amarillo (10%)

Tradicional: Blanco (60%), Beige (30%), Celeste (10%)

Divertido: Verde manzana (60%), Anaranjado (30%), Blanco (10%)

Si aplicamos esta técnica a todo nuestro hogar, escogiendo el mismo color predominante en toda la casa y jugando con los otros dos para las distintas habitaciones podemos conseguir un equilibrio y una continuidad perfecta en nuestra decoración.

LA PRIMAVERA LLEGA EN GRIS TORMENTA

Hoy celebramos la llegada de la primavera: las temperaturas suben, las horas de luz se alargan, nos apetece más disfrutar del aire libre… Sin embargo, no podemos obviar esos días de tormentas repentinas e intensas tan típicas en esta época del año.

Así que no se nos ocurre mejor día para dar la bienvenida a un nuevo miembro a la familia de acabados de nuestro catálogo Cúbika Bold: Gris tormenta.

Un tono que casa perfectamente con las atmósferas serenas, armónicas y equilibradas que componen este catálogo. Se añade a los acabados de combinación junto a moka chic, origin y vintage.  En esta ampliación del catálogo podremos verlo en composiciones combinado con noceto, shamal o blanco nordic, por ejemplo. ¡Esperamos que os guste!

CÓMO ELEGIR LA ALFOMBRA PERFECTA PARA CADA ESTANCIA

Nos encantan las alfombras porque aportan calidez y confort a cualquier espacio. Son una solución ideal para amortiguar el sonido, aislar térmicamente el ambiente y complementar la decoración. Además, ayudan a delimitar visualmente diferentes ambientes dentro de una misma estancia.

Una alfombra muy grande puede hacer que un espacio parezca más pequeño. Sin embargo, si es demasiado pequeña, resultará extraña si no guarda las proporciones con el espacio y el mobiliario.

El primer paso antes de elegir una alfombra es medir la estancia, teniendo en cuenta el espacio que ocupan las puertas cuando están abiertas. Ten en cuenta que si la alfombra es demasiado gruesa ésta podría afectar a la apertura de la puerta. Ante la duda, desde Houzz recomiendan utilizar cinta de carrocero para marcar el espacio que debería ocupar la alfombra. Aléjate un poco y fíjate si guarda las proporciones que deseas.

La disposición del mobiliario en el salón, sobre todo de los asientos, definirá cómo debe ser la alfombra. Si el sofá y las butacas están colocados contra una pared, es buena idea poner las patas delanteras de los asientos encima de la alfombra. En cambio, si la composición de asientos se encuentra en el centro de la sala, conviene elegir un modelo más grande para que todos los elementos estén encima de la alfombra.

Si no encuentras la medida exacta de la alfombra que estás buscando, es preferible que elijas una pieza de mayores dimensiones que al contrario.

En la zona de comedor, las alfombras se utilizan sobre todo para delimitar el ambiente, además de amortiguar el sonido y decorar. Así, la alfombra para el comedor debe ser lo suficientemente grande como para cubrir la totalidad de la mesa y las sillas cuando están retiradas. Calcula la medida de la mesa y suma unos 60-70 centímetros por cada lado. Por ejemplo: a una mesa de 200×80 centímetros le correspondería una alfombra de 320×200. De este modo, las sillas estarán siempre sobre la alfombra.

Para el dormitorio es buena idea escoger alfombras largas y estrechas para colocar a ambos lados de la cama. Procura que el largo de la alfombra para tu dormitorio sea similar al de la cama. Con el cabecero apoyado en una pared se puede colocar una alfombra que ocupe dos tercios de la superficie de la cama. Deja que las mesillas queden directamente sobre el suelo, sin apoyar sobre la alfombra. Para quien tenga un pie de cama tipo banqueta, la alfombra debería tener el mismo ancho de la cama.

En cuanto a la forma, si el espacio es alargado, lo ideal sería elegir una forma rectangular. Para un espacio cuadrado, elige una alfombra también cuadrada. De este modo conseguirás mantener las proporciones de la estancia correctamente, aportando mayor equilibrio visual. Reserva las alfombras redondas para aportar originalidad a un ambiente. Si te has confundido con la medida o bien tienes que adaptar una alfombra a una nueva ubicación, puedes comprar una alfombra del tamaño correcto de fibras naturales como base y colocar la más pequeña encima.

Otro punto muy importante a tener en cuenta sería el material. Las de lana, muy confortables, suaves al tacto y resistentes, son fáciles de limpiar y resultan ideales para ambientes de alto tránsito como el salón.

Una opción mucho más económica son las de fibras naturales, que son perfectas para espacios en los que busques un estilo natural. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no soportan bien las manchas. Las de algodón por su parte son prácticas, económicas y funcionales. Son la mejor opción para ambientes informales como el dormitorio infantil o el vestidor. Como pesan muy poco se recomienda colocar debajo una base antideslizante para evitar accidentes.

Las alfombras de materiales sintéticos son muy resistentes y fáciles de mantener y limpiar utilizando únicamente una fregona humedecida. Puedes utilizar las alfombras de vinilo, polietileno o PVC en cualquier ambiente, incluso en espacios exteriores, ya que no se estropean con el sol o la lluvia.

Fuente: Houzz

LA REGLA DEL TRES

Hoy vamos a hablar de una tendencia muy sencilla y efectiva a la hora de crear composiciones decorativas en nuestro hogar. Bien sea un aparador, una mesa auxiliar o una estantería no todos tenemos el gusto y la facilidad para colocar objetos en ellos que tienen los decoradores profesionales.

En cuanto tenemos un mueble nuevo en casa empezamos colocando un objeto que tenemos a mano, luego otro, y otro más… porque no nos acaba de convencer la composición, y muchas veces acabamos sobrecargándolo.

Si utilizamos la regla del tres podemos darle vida a cualquiera de estos muebles en cuestión de minutos. Originariamente consiste en crear composiciones utilizando 3 objetos, sin embargo el número de objetos no es tan relevante. Pueden ser 5, 7, 9… lo importante  es que sea un número impar.

La base de esta teoría es que las composiciones en número par son más estáticas y pasan más desapercibidas. Por el contrario, las composiciones realizadas con un número de objetos impar son más dinámicas y el ojo está obligado a moverse más, captando así más atención.

Si, además, jugamos con que los objetos impares sean de diferentes alturas, potenciamos aún más este efecto.

No sólo se aplica a los objetos que colocamos en superficies, también puede utilizarse para otros elementos decorativos como cojines, cuadros o fotografías en las paredes, macetas, etc. Apuesta por los números impares y verás la diferencia.

NOVEDADES PARA VIVIR MÁS TU SALÓN EN 2019

CÚBIKA BOLD nos presenta numerosas novedades. Hemos seleccionado esta para ti,  para que puedas darle un nuevo aire a tu salón este año nuevo:

1  . En primer lugar tenemos este nuevo aparador (disponible en varias medidas) con múltiples apartados de puertas, huecos y cajones que ofrecen todas las soluciones a tus necesidades. En él se combina el acabado blanco nordic con iron, que es novedad en este catálogo para salones.

2  . Nuevo diseño de estantería y vitrina que conjuntamente o por separado ofrecen una estética actual y muy funcional. En la vitrina incorpora LED, como vemos en la imagen inferior.

3  . Para tu televisor proponemos este funcional bajo cubo con cajones, puerta y hueco con iluminación led, con la posibilidad de incorporar cargador doble USB. Una composición que aúna sencillez y modernidad, en la que se han combinado los acabados noceto y origin, que también son novedades en este catálogo.

4  . Si necesitas crear una zona para trabajar en el salón, tienes la posibilidad de incorporar un escritorio al mueble bajo para televisión, que incluye cargador doble USB. Una opción muy práctica para espacios reducidos. Otro detalle novedoso de esta composición es la mesa de TV con cristal y led, un diseño que necesita ser complementado con base de 3cm y 5cm.

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LA ILUMINACIÓN LED

Os hemos hablado en varias ocasiones sobre los LED, destacando que son más sostenibles que las bombillas tradicionales. Hace tiempo que sustituimos el alumbrado de nuestras oficinas para que sea íntegramente LED dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente y, con el afán de extender este compromiso a vuestros hogares, varios de nuestros muebles integran este tipo de iluminación.

Pero, ¿qué es un LED? Son las siglas que se corresponden con diodos emisores de luz (light-emitting diode). Lo que define a estas fuentes de luz es que crecen de filamento o de cualquier otro tipo de elemento o de material peligroso. Por tanto, reducen la contaminación medioambiental.

Su principal característica es una baja emisión de calor que es la responsable, no sólo de su gran eficiencia, sino también de su enorme versatilidad, permitiendo integrar este tipo de luces en el interior de armarios y en pequeños espacios.

Estas serían sus principales ventajas:

  • Bajo consumo energético. Alrededor de un 25% de la energía que se     consume en el hogar va destinada a la iluminación. El LED ofrece un ahorro de hasta un 85% de electricidad respecto a las bombillas tradicionales.
  • Vida útil de hasta 50.000 horas.
  • Alta calidad lumínica.
  • Coste de mantenimiento nulo.
  • Mayor respeto por el medio ambiente y la salud.

Existen diferentes tipos de lámparas LED: Las SMD (Surface-mount device)  y la COB (chip on board). Las segundas, debido a su construcción, poseen un rendimiento lumínico mayor y disipan mejor el calor. También existen diferentes opciones en cuanto a color, según la fuente de luz led vaya a ser usada en interiores, exteriores u otros espacios.

Si te preguntas cuál es la bombilla LED más adecuada para cada una de las estancias de tu hogar, aquí tienes unas pequeñas recomendaciones.

  • Para el salón con una bombilla de LED de luz cálida se conseguirá el ambiente ideal.
  • En la cocina las bombilla de LED con luz natural o fría son las que mejor encajan.
  • Para los cuartos de baño necesitas una iluminación general y otra en los espejos de mayor intensidad. Elige luz blanca.
  • En las zonas de trabajo y de lectura necesitamos una bombilla que reproduzca los colores de la forma más real posible. El haz concentrado de las bombillas LED y su baja emisión de calor las hace especialmente indicadas como fuentes de luz puntual.
  • En lo que se refiere a pasillos y zonas de paso son especialmente aconsejables las fuentes de luz LED, porque son de encendido rápido y a plena potencia desde el primer momento. A esto se le suma las posibilidades que ofrecen las tiras de LED a la hora de delimitar zócalos, cornisas o escalones.

¿QUÉ TAMAÑO DE TELEVISOR LE VA A MI SALÓN?

Si hay un protagonista indiscutible en cada casa es la televisión. Es cierto que cada vez la usamos menos ya que nuestra atención se dirige más a otros dispositivos como smartphones o tablets. En ellos podemos ver nuestra serie favorita o una película en el momento y lugar que queramos sin interrupciones, y la televisión, por muy Smart que sea, no puede competir en movilidad con ellos.

Sin embargo, a la hora de amueblar nuestro salón sigue siendo el punto focal sobre el que gira el resto del mobiliario y, en general, solemos errar a la hora de adquirir un nuevo televisor, tanto por exceso como por defecto de tamaño.  Pero, ¿cuál es la distancia óptima?

Esta respuesta depende de varios factores, el primero de ellos, la resolución del televisor. Cuanto menor es la resolución menos píxeles definirán la imagen y mayor será la distancia a la cual deberás ver la pantalla para no percibirlos. El siguiente factor a tener en cuenta es el tamaño: cuanto más grande sea, mayor será la distancia que debes tomar para verla y distinguir menos los píxeles.

Con esta gráfica que elabora Hipertextual puedes hacerte una idea sobre la distancia que es recomendable que tomes con tu televisor, dependiendo de su resolución y tamaño.

Entre los fabricantes de televisores suelen recomendar que la distancia de visionado sea 2.5 veces la diagonal del televisor. Por ejemplo, para una diagonal de 50’’, uno de los tamaños más comunes en las tiendas, siguiente esta recomendación sería necesaria una distancia superior a los 3 metros.

Sin embargo la SMPTE (Society of Motion Picture and Television Engineers) recomienda ver un televisor HD desde una distancia en la que la pantalla ocupe 30 grados de nuestro campo de visión, lo que equivale a 1.6 veces la diagonal de un televisor 16:9. A nivel global esta es la distancia más apoyada y que se suele adoptar como recomendación más popular.

Guiándote por esta gráfica puedes tener una idea aproximada de a qué distancia vas a sacar más provecho a tu televisor y disfrutar de una mejor experiencia de visionado. Ten en cuenta esta distancia a la hora de planificar dónde ubicar los muebles en el salón, o de qué tamaño debe ser la nueva tele para los muebles que ya tienes.

7 CONSEJOS PARA QUE TU SALÓN PAREZCA MÁS AMPLIO

Hoy queremos dejaros estos sencillos consejos para que vuestro salón, si es de dimensiones reducidas, pueda parecer visualmente más amplio y conseguir que cuando estés en él no sientas una sensación de agobio:

Evita colocar una mesa de centro excesivamente grande. Para calcular la medida ideal de una mesa de centro, resta 1 metro al ancho de tu sofá, es decir, si el sofá mide 220 cm la mesa tendrá que ser de unos 120 centímetros. Para que puedas moverte con comodidad deja unos 40 cm entre el sofá y la mesa de centro.

Recurre a sofás y butacas de colores claros. Elige tonalidades luminosas, como blancos, perlados, grises pálidos, piedras, azules o verdes claros. Esto no significa que tengas que renunciar al color: añade accesorios y complementos textiles de tonalidades intensas. Pinta también las paredes en colores claros. En el techo opta por un tono más claro que en las paredes para dar más sensación de altura.

Escoge cortinas blancas y vaporosas. Si has decidido colocar cortinas y visillos decántate por tejidos vaporosos, con cierta transparencia. El objetivo es potenciar al máximo la luz natural, para que tu salón transmita amplitud visual. Si prefieres un salón más contemporáneo, utiliza estores enrollables tipo screen en tonos blancos.

Si añades un buen espejo sobre el sofá conseguirás multiplicar la sensación de amplitud al crear interesantes efectos ópticos. El foco de atención estará en los objetos situados en frente: cuida la composición de las piezas reflejadas. Este tipo de espejos voluminosos pesan mucho, así que también puedes apoyarlo en el suelo del salón, dándole un aspecto más informal.

Evita el exceso de accesorios. Tener muchos complementos en un salón de reducidas dimensiones cargará el ambiente. Coloca solo detalles que vayan con tu personalidad pero sin abarrotar. Incorpora mesas de cristal o metacrilato que, al ser transparentes, pasarán desapercibidas.

Cuelga la televisión en la pared, de este modo, el mueble para la televisión se verá más ligero. En la medida de lo posible elige dispositivos inalámbricos y evita que los cables estén a la vista.

El último consejo, y el más fundamental es mantener el orden. ¡Cualquier estancia parece más amplia cuando está ordenada y despejada!

Esperamos que os resulten útiles estos consejos y que podáis disfrutar aún más de vuestro salón.

Fuente:  Houzz

CÓMO AHORRAR EN EL CONSUMO ENERGÉTICO ESTE INVIERNO

Dentro de unos días retrasaremos una hora en nuestros relojes y ya sabemos lo que implica: pasar más horas en casa y, por lo tanto, usar más electricidad, calefacción y agua caliente. Aunque contemos con un buen sistema de calefacción es inevitable que el gasto en estos suministros se dispare durante los meses de invierno. ¿Qué podemos hacer para gastar de una manera eficiente?

Hemos recopilado esta serie de consejos para gastar sólo lo necesario, sin renunciar a calidez y bienestar en tu hogar.

Un buen comienzo para ahorrar, si aún no lo has hecho, es pasarte a los LED para la iluminación de toda la casa. Su principal cualidad es que son capaces de emitir luz durante mucho tiempo a cambio de un gasto mínimo. O lo que es lo mismo, con ellos podrás ahorrar hasta un 90 por ciento del consumo de iluminación de tu casa. ¿No te lo crees? ¡Haz la prueba! En este post puedes ver más detalles acerca de este tipo de iluminación.

En cuanto a los electrodomésticos y resto de aparatos electrónicos, puedes conseguir que gasten menos y duren más si instalas en ellos eliminadores de stand-by, también conocido como consumo fantasma. Según estudios del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, los electrodomésticos pueden llegar a gastar al año entre 30 y 50 euros cuando permanecen en stand-by sin ser usados. Observa a tu alrededor y verás cuántos aparatos electrónicos pueden ayudarte a gastar menos si colocas estos eliminadores de stand-by que son regletas especiales: TV, lámparas del salón, ordenador, periféricos, etc. Son ideales para colocar detrás de los muebles gracias a su cable alargador y su interruptor de pie. Así no quedan a la vista y son cómodos de encender. Y lo mejor de todo. Habrás logrado decir adiós al consumo energético innecesario.

El agua es otro de los suministros en los que podemos intentar ahorrar, no sólo por el gasto sino también porque estamos en momentos de sequía y es un recurso que deberíamos concienciarnos para no malgastar en nuestros hogares.  Pues bien, existen soluciones que te permitirán consumir hasta un 50 por ciento menos de agua. Existen, por ejemplo, unos aireadores que mezclan el agua de los grifos con aire, reduciendo el caudal a la mitad. La colocación es bastante sencilla.  Por  otro lado, los grifos termostáticos son una gran solución para consumir moderadamente por varios motivos: llevan un limitador de caudal y el agua sale directamente a la temperatura elegida.

Sin embargo, el punto clave cuando hablamos de ahorro energético y el que más preocupa en nuestros hogares es la calefacción y la caldera. Si apuestas por una caldera de condensación o por un sistema eficiente, puedes reducir el consumo hasta en un 30 por ciento.  ¿Has oído hablar de las estufas de pellets (aglomerado de serrín)? Tal vez sea la solución que necesitas si cada vez estás más en sintonía con el reciclaje y el cuidado medioambiental ya que aprovechan entre el 80 y el 90 por ciento del calor que generan. Ese dato las convierte en excelentes aliadas para alcanzar un porcentaje alto de ahorro en calefacción.