Entradas

10 RAZONES PARA AMAR EL GRIS

1. TIENE UN ESTILO INNATO

Muchas veces pensamos erróneamente que es un color carente de vida, pero en realidad puede presumir de ser uno de los más estilosos de la paleta cromática. Su presencia se hace notar, tiene carácter e impregna las atmósferas de su fuerte personalidad.

2. FUNCIONA COMO BÁSICO

Del mismo modo que encaja con todos los estilos, es la pareja soñada para la mayoría de colores de la paleta. Grises, blancos, rosas, rojos, amarillos, anaranjados… todos querrán compartir protagonismo con el gris para lucir sus mejores galas.

3. ES ATEMPORAL

Una de las cosas que hace a este color tan especial es su atemporalidad. Nunca pasa de moda y siempre está presente en la decoración de interiores. Combínalo con los colores y los materiales de tendencia y conseguirás un look muy elegante y a la última.

4. LO LLENA TODO DE ELEGANCIA

El gris es sinónimo de elegancia. Cualquier interior en tono grisáceo podrá presumir de una distinción única que conquistará todos los sentidos. Al contrario de lo que muchos piensan, es precisamente su dirección lo que le da esa fuerza y ese aire tan sofisticado.

5. ENCAJA CON TODOS LOS ESTILOS

Un color tan versátil como el gris no puede ser aburrido de ninguna manera. Solo él tiene el poder de adaptarse a todos los estilos, desde el nórdico hasta el clásico y pasando por el look más industrial. Sea cual sea el estilo decorativo de tu casa, el gris encajará como un guante.

6. INVITA A AÑADIR TEXTILES

Al ser un color tan combinable, presta a que se añadan todo tipo de textiles de diferentes colores y tonalidades. Puedes jugar con la misma paleta de grises o, si lo prefieres, puedes aprovechar para poner la nota de color a través de cojines, alfombras o plaids.

7. MUESTRA DIFERENTES CARAS

Sus tonos más intensos, como el antracita o el marengo, muestran su versión más sofisticada y glamurosa, mientras que los más claros denotan un aire más informal y jovial. Encuentra la versión que más te guste en función de tu espacio y del ambiente que quieras crear.

8. TRANSMITE SOBRIEDAD

Si quieres huir de excesos, excentricidades e histrionismo y transmitir moderación y formalidad, el gris es tu color. Es elegante y sofisticado pero, por encima de todo, es discreto.

9. APORTA EQUILIBRIO DECORATIVO

Al ser un color neutro, hace que las tonalidades más llamativas de la paleta cromática destaquen más. Además, tiene la capacidad de reafirmar los colores claros y de acentuar los fríos, consiguiendo así el equilibrio decorativo perfecto.

10. NO CANSA A LA VISTA

Los colores llamativos pueden quedar muy bien en casa y darle un toque muy original a la decoración, pero tienen un inconveniente y es que pueden llegar a cansar la vista. Esto es algo que nunca ocurrirá con un color como el gris, ya que nunca resultará cargante.

Fuente: Westwing

3 CONSEJOS PARA LA OPERACIÓN CAMBIO DE ARMARIO

Estamos a punto de adentrarnos en el otoño y, con él, el tan temido momento de guardar las cosas de la playa y rescatar la ropa de abrigo. Una tarea que realizamos al menos dos veces al año y a la que dedicamos varias horas o incluso días.

Estas fechas son momentos en los que la venta de armarios y reforma de vestidores se disparan y, por lo tanto, es momento de pensar bien y planificar antes de actuar, centrándonos en soluciones que nos ayuden a multiplicar el espacio para almacenaje y que nos sea fácil conseguir (y mantener) el orden en el dormitorio. Por este motivo queremos mostraros 3 consejos muy sencillos a tener en cuenta a la hora de planificar tu armario:

1. Disponer de suficientes baldas y cajoneras. Es fundamental que, además de espacio para colgar perchas, el armario esté complementado con estantes y cajones para dar cabida a los diferentes tipos de prenda y accesorios. En el caso de los dormitorios de los más pequeños estos espacios a veces sirven también para almacenar libros o juguetes, por lo tanto, es de suma importancia pensar bien en todo lo que queremos que almacene para configurarlo en consonancia.

2. Si tu espacio te lo permite, intenta que los armarios lleguen hasta el techo. Los muebles altos ofrecen más espacio de almacenaje sin renunciar a espacio de movimiento. En la parte superior se pueden colocar las prendas que no son de temporada, facilitándote el cambio de armario, o aquellos objetos que no utilicen de forma cotidiana como maletas o material deportivo.

 

3. Aprovechar los rincones. Los armarios rinconera son una solución muy creativa que brinda más posibilidad de almacenaje. Estos armarios permiten aprovechar cada centímetro de la estancia y se pueden personalizar gracias a la combinación de distintos módulos. Incluso pueden integrarse con otros elementos como librerías o zapateros, dando continuidad al mobiliario del dormitorio.

TRUCOS FÁCILES PARA QUE UNA HABITACIÓN PAREZCA MÁS AMPLIA

En mayor o menos medida, a todos nos vendrían de maravilla algunos metros cuadrados más en nuestro hogar. Sabemos lo valioso que es el espacio y, sin embargo, lo solemos desaprovechar en numerosas ocasiones.  Existen numerosos trucos prácticos y eficaces para conseguir agrandar cualquier espacio visualmente, y hoy vamos a repasar alguno de ellos.

Si tienes la suerte de que la estancia está bien orientada y tiene la suficiente luz natural ya tienes gran parte de la batalla ganada. Si no es así, ten siempre presente que lo más importante es potenciar la luz natural de todas las formas posibles, paliando todos los rincones oscuros que pueda haber en la habitación. Hay que huir de las cortinas y estores gruesos que cubran las ventanas. Los tejidos cuando más livianos y blancos más te ayudarán a lograr una estancia amplia y luminosa. Si no cuentas con suficiente luz natural, diseñar una buena iluminación artificial puede ser la mejor inversión.

Planifica bien dónde vas a colocar los muebles, ya que la disposición de éstos puede jugar a tu favor o en tu contra si quieres que una estancia parezca amplia y acogedora. Si quieres conseguirlo lo ideal es pegar a las paredes las piezas más voluminosas, como el sofá, el aparador o las librerías. De esta forma dejarás libre de obstáculos el centro de la habitación y podrás moverte con mayor libertad.

Las librerías de suelo a techo son un elemento  tradicional que ayuda a ampliar visualmente el espacio. Si eres un apasionado de la lectura no sólo podrás colocar todos tus libros en perfecto orden, sino que añadirás altura a las paredes.

Los espejos son otro elemento que puede conseguir que cualquier habitación parezca más espaciosa de lo que realmente es. Si colocamos un espejo de grandes dimensiones en la pared, o en las puertas de un armario de grandes dimensiones como en la fotografía,  logramos duplicar visualmente el espacio.

Como hemos comentado ya en multitud de ocasiones, los colores intensos hacen que una estancia parezca más pequeña y cargada de lo que es. Intenta limitar en la medida de lo posible el uso de estos colores para pequeños detalles y notas de acento. Por el contrario, los colores suaves y los tonos pálidos, lograrán que parezca que tienes una habitación más amplia.

Sucede lo mismo con los textiles y otros elementos decorativos que utilizamos. Los diseños abigarrados y los estampados muy enrevesados hacen que los espacios parezcan mucho más pequeños de lo que son. A la hora de elegir textiles como alfombras, tapicerías, cortinas o cojines, ten en cuenta que los lisos son más versátiles y te ayudarán a ampliar el espacio. Si te decantas por un estampado intenta que sea discreto y de tonos suaves.

Por último ten en cuenta que una habitación, sea del tamaño que sea, si está desordenada parecerá mucho más pequeña de lo que es en realidad.  Con el desorden hay demasiados puntos focales en la estancia que atraen nuestra atención y al mismo tiempo menos espacio físico para moverse, teniendo como resultado la sensación de que el espacio disminuye. La única solución es ordenar y lograr mantener ese orden de forma continua.  ¡Todo un reto!

LO VINTAGE VA CON TODO

Al ver los 27 colores de acabados que presenta nuestro catálogo UP18 cuesta mucho decidirse por uno en particular o por varios para combinar. Hoy queremos detenernos en uno de ellos, el vintage, que destaca por su versatilidad a la hora de combinarse con otros acabados creando siempre ambientes con un toque natural y muy actual.

En la composición superior lo vemos combinado con blanco nordic. No es el color predominante en esta combinación, pero sí le da el toque que lo hace diferente. Como ves, este acabado no sólo está disponible en cascos y frente sino también en los tiradores.

En esta otra composición utilizamos un blanco con otra tonalidad y textura, grafic blanco. Destaca de ella la calidez tan característica del estilo nórdico que nos encanta para nuestros hogares.

Noceto y piedra son los acabados que dominan la composición de este dormitorio juvenil, en ella se ha utilizado vintage sólo para unos detalles que consiguen darle un toque diferente y divertido.

Por último, nos alejamos de los tonos neutros combinándolo con verde nube para crear esta maravillosa zona de estudio. Como veis son infinitas las aplicaciones de este acabado que pueden aportar mucho a los dormitorios de tus hijos.

¿Con qué otro color lo combinarías tú?

¿POR QUÉ NOS GUSTA TANTO EL AZUL?

Es curioso pero con todo el abanico de colores del que disponemos y con lo que nos cuesta ponernos de acuerdo en otras cuestiones como la política, la religión o el fútbol, nos sorprende que el color azul sea el favorito para el 39% de los españoles.

Evidentemente hay muchas tonalidades de azul, y teniendo eso en cuenta esta respuesta no sería tan unánime. Por ejemplo, en nuestro catálogo UP18 entre los 27 colores de acabados disponibles, hay dos tonos de azul (turquesa y azul nube), que son de los más demandados .

El azul es sin duda es uno de los colores más extendidos en la decoración de dormitorios infantiles y juveniles.  En esta primera imagen podemos ver una composición compacta, con el máximo aprovechamiento del espacio, en la que se ha combinado el acabado azul nube con mineral grey. Es un color que tradicionalmente se ha relacionado con las habitaciones de bebé, sin embargo, combinado con otros colores como blanco, gris y negro,  se puede crear un dormitorio de aire más moderno y juvenil.

En la imagen inferior podemos ver de nuevo la utilización de los mismos colores, pero en este caso para una habitación de bebé. En la cuna transformable y el resto de mobiliario se ha combinado el azul nube con blanco.

En nuestro catálogo JUNIOR estos dos tonos de azul se le suma el azul talco. En la composición inferior podemos ver una combinación de azul nube y azul talco.

El turquesa es un color que nos recuerda al mar y nos evoca tranquilidad, calma y equilibrio. Favorece la inspiración y la creatividad, fomenta la amabilidad  y, al mismo tiempo, crea sensación de amplitud. ¡Ideal para un dormitorio infantil! Aquí lo vemos combinado con azul nube y el acabado iron.

El azul también es uno de los colores más recomendables a la hora de decorar una zona de estudio o trabajo. Según los expertos en psicología del color, el azul calma la mente y facilita la concentración. Además hace que niños y adultos seamos más creativos. Por otro lado, es una magnífica opción para habitaciones en las que la cama y el área de estudio comparten espacio, ya que es un color que también ayuda a conciliar el sueño.

¿Y tú? ¿También estás en ese 39%? Qué tono prefieres, ¿Turquesa o azul nube?

LA MEJOR UBICACIÓN PARA EL CABECERO

Seguro que alguna vez, aunque sea de pasada, has escuchado hablar del Feng Shui. Aplicado a la decoración se centra en la premisa de que la ubicación de los muebles y objetos es determinante para el flujo de la energía positiva (chi) dentro de una determinada estancia.

Por supuesto, uno de los espacios en los que cobra aún más importancia es el dormitorio, para permitirnos un perfecto descanso y estado de relajación. Aunque existen muchos otros factores a tener en cuenta en una habitación, la posición de la cama es según este arte oriental la clave para armonizar y equilibrar adecuadamente el espacio, y hacer que nos despertemos con vitalidad y energía renovada.

La primera recomendación es que la cama no debería estar ubicada frente a la puerta o bajo la ventana, lo ideal es que el cabecero tenga detrás la pared que esté más alejada de la puerta. La ausencia de cabecero de cama es, según el Feng Shui, sinónimo de inestabilidad y falta de seguridad ante la vida. Por eso se recomiendan las camas con cabeceros sólidos y que estén colocadas en una pared en la que no haya ventanas o espejos. Si no se puede evitar y hay una ventana sobre la cama, ésta deberá estar oculta bajo gruesas cortinas o estores.

La pared en la que se coloque el cabecero es preferible que no sea la misma en la que al otro lado se apoya el inodoro. Si quieres decorar la pared sobre el cabecero aconseja elegir objetos no muy pesados y evitar la instalación de ventiladores de techo sobre la cama. Otro punto fundamental a tener en cuenta a la hora de ubicar los muebles en el dormitorio es que se pueda acceder a la cama por ambos lados, es decir, evitando ubicarla completamente pegada a una de las paredes, y si tu espacio te lo permite colocar una mesilla de noche a cada uno de los lados de la cama.

Son consejos que parecen sencillos pero si contamos con un dormitorio de dimensiones reducidas seguir estas leyes puede convertirse en una ardua tarea. Por suerte el mismo Feng Shui ofrece consejos para contrarrestar la energía estancada que puede provocar el no poder seguir estos pasos por las características constructivas de los espacios.

Las imágenes que acompañan a este texto pertenecen a  nuestro catálogo CRETA BASIC. ¡Te invitamos a descubrirlo!

COMBINA COLORES CON LA REGLA 60-30-10

Cuando nos enfrentamos a pintar y decorar una habitación no sólo nos encontramos con el problema de elegir los colores. Tanto si son muy llamativos como si son excesivamente discretos siempre tenemos el miedo de pasarnos o quedarnos cortos a la hora de utilizarlos, nos cuesta llegar al punto de equilibrio.

Pues bien, existe una regla que se conoce como 60-30-10 que puede ayudarte a que cualquiera de las estancias de tu hogar parezca de revista.

El primer paso es escoger tres colores para la decoración de una habitación, usando el color dominante en un 60% del espacio, el color secundario en un 30% del espacio y un color de acento en un 10%.

El 60%, el color dominante, se aplica normalmente en las paredes, techo o suelos. Suelen ser colores claros, frescos y que ayuden a crear luminosidad en la habitación, ayudando a resaltar el resto de colores. Tonos neutros como blancos, marrones o grises son una buena elección para tener como base.

El 30% se correspondería con el color que escojamos para los muebles, alguna de las paredes o el suelo si es de madera. Aquí el abanico de colores es mucho más amplio, aunque se recomienda que no sean colores fuertes: grises, negros, tonos pastel o madera en todas sus tonalidades.

Por su parte, el 10% con el color que queremos relatar debería limitarse a los complementos como marcos, cuadros, cojines, libros, textiles, objetos decorativos… Aquí no tenemos por qué tener miedo de utilizar colores fuertes porque la intención es que estos objetos llamen la atención sin sobrecargar la habitación.  Al ser colores fuertes (amarillos, rojos, azules,…) podemos cansarnos cada X tiempo de ellos, y de esta forma con una mínima inversión podemos  cambiar estos complementos para conseguir una renovación.

Estas podrían ser posibles combinaciones dependiendo del estilo que quieras conseguir:

Tranquilo: Beige (60%), Chocolate (30%), Verde(10%)

Náutico: Blanco (60%), Azul marino (30%), Amarillo (10%)

Femenino: Rosa pastel (60%), Blanco (30%), Violeta (10%)

Elegante: Blanco (60%), Negro (30%), Rojo (10%)

Moderno: Gris (60%), Esmeralda (30%), Amarillo (10%)

Tradicional: Blanco (60%), Beige (30%), Celeste (10%)

Divertido: Verde manzana (60%), Anaranjado (30%), Blanco (10%)

Si aplicamos esta técnica a todo nuestro hogar, escogiendo el mismo color predominante en toda la casa y jugando con los otros dos para las distintas habitaciones podemos conseguir un equilibrio y una continuidad perfecta en nuestra decoración.

DALE UN TOQUE LIVING CORAL A TU HOGAR

Hace unas semanas Pantone revelaba el Living Coral  como el color para este año que acabamos de comenzar.  Del ingenio y la creatividad del tono Ultraviolet en 2018 pasamos a un tono coral, animado y vital que apuesta por la vida, con matices dorados que aportan energía y dinamismo pero sin dejar de lado la delicadeza.

Desde hace 200 años, el Color del Año de Pantone influye con esta decisión en múltiples sectores como el de la moda, la decoración de interiores, el diseño gráfico o el embalaje y envasado de productos. Por eso el proceso de selección de este color conlleva un estudio profundo de las tendencias, en busca del matiz adecuado para colorear la sociedad del presente. ¿Y para ti? ¿Influye este color en la decoración de tu hogar?

El Living Coral es un color vibrante y cálido que añade energía a los espacios.  Una buena forma de integrar este color en el hogar es mediante pequeñas piezas de decoración, como en almohadas o alfombras. Los más atrevidos apuestan por este color para pintar alguna de las paredes y dar un toque más radical a la estancia.

Por medio de elementos decorativos podríamos aplicar pequeñas pinceladas de este color, a través de ilustraciones, pequeñas piezas de mobiliario como taburetes  o puff, dando vida a nuestro hogar sin saturar demasiado.

Otra opción es pintar una o dos paredes de acento en el salón o el dormitorio para potenciar la estancia. La clave está en mantener las otras paredes en un color más neutro para crear un contraste equilibrado.

Sin embargo, la forma más sencilla de integrar y jugar con un color tan intenso es mediante los textiles, como cojines o mantas. Estos elementos aportan una pizca de color sin que suponga un gran esfuerzo para nuestro bolsillo. Además, si nos arrepentimos o nos termina cansando, son fáciles de reemplazar por otros nuevos.

¿Te animas a probarlo?

Fuente: Trendencias, Houzz, Decoración 2.0