Entradas

PREPARA TU DORMITORIO PARA EL FRÍO

El frío nos ha pillado por sorpresa, una vez más, y la temperatura de nuestros hogares va bajando según pasan los días. Es momento de adaptar nuestra casa a la nueva estación y especialmente nuestro dormitorio para darle un extra de confort y calor de cara al invierno.

Es la época del año en la que pasamos más tiempo en él, bien sea para leer, ver la televisión acurrucados bajo una manta o haciéndonos los remolones para no levantarnos de la cama durante el fin de semana.

Los elementos textiles son los que ayudan a hacer que la estancia sea más acogedora durante los fríos días (y noches) de invierno. Las tonalidades cálidas son las más adecuadas para crear un ambiente acogedor y contrarrestar la temperatura. Las mantas a los pies de la cama junto con los cojines son piezas claves para crear una atmósfera cálida.

Si eres de los que retiras las alfombras en cuanto llega el calor ahora es el momento de volver a ponerlas en su lugar. Así como en los meses de calor unos suaves visillos que permitan entrar la luz son la mejor elección, durante estos meses las cortinas gruesas serán nuestras mejores aliadas. Durante el día lo más adecuado es apartarlas para dejar entrar la máxima luz (y calor natural) posible, mientras que por la noche las cortinas gruesas cumplirán su función de ser una capa más que nos aísla del frío.

Por supuesto entre los textiles el rey siempre es el edredón.  Es quizás la elección más difícil, pero existen en el mercado multitud de opciones entre las que escoger: de pluma, plumón o sintético, diferentes medidas y grosores, etc. A la hora de comprarlo piensa siempre en cuál es la media de temperatura en tu hogar de madrugada para encontrar el que mejor se adapta a ella.

Los dormitorios CRETA BASIC son ideales para crear el ambiente cálido y acogedor que buscas. ¡Te invitamos a descubrirlo!

CÓMO LLEVAR MEJOR EL CAMBIO DE HORA

Desde el domingo tenemos una hora extra de sueño. Aunque este cambio de horario puede parecer positivo, lo cierto es que suele provocarnos pequeñas alteraciones de sueño en los primeros días. Para superarlo, te damos algunas ideas para crear un ambiente relajante en tu dormitorio y unos consejos para dormir mejor:

  • Acuéstate a la misma hora: El efecto del cambio de hora es semejante al que se produce con el jet lag, aunque en menos intensidad. Para que el cerebro se vaya adaptando, se recomienda no variar en exceso los horarios e irte a la cama a la misma hora de siempre.
  • Prepara una rutina diaria: Los hábitos influyen en nuestro reloj corporal y, por tanto, en nuestro sueño. Tener un ritual para dormir puede ayudarnos a conciliar mejor el sueño el resto de la semana. Por ejemplo, puedes tomar un baño caliente antes de acostarte.

  • Elige colores sedantes: evita los colores fuertes en el dormitorio. Nos inquietan y estresan más. Elige tonos suaves como blancos o cremas para crear un ambiente mucho más relajado y placentero. ¡Tienen un efecto sedante!
  • Orienta el cabecero hacia el Norte: Si tienes problemas para dormir, considera cambiar la orientación de tu cama hacia el norte. La razón es que en esa dirección no interfieres en el flujo natural de la tierra que va en dirección sur-norte.

  • Ventila bien la habitación: Antes de hacer la cama cada mañana, abre las ventanas y ventila bien el dormitorio. De esta forma renovamos el aire y refrescamos las sábanas. Y es que una atmósfera limpia también favorece un mejor descanso.
  • Mantén el orden y gana en descanso: el orden te ayudará a inducir un estado de relajación antes de dormir. Intenta mantenerlo y verás que esta sensación de bienestar te ayuda a conciliar mejor el sueño.

Fuente: Westwing

UN LUGAR PARA CADA COSA

Es cierto que por mucho espacio que tengamos en casa nunca nos parece suficiente para guardar nuestras cosas. Aún más cuando nos referimos a nuestras prendas de vestir. A todos (y a todas) nos encantaría tener una habitación sólo para nuestra ropa. O, mejor aún, una para nuestra ropa y otra para nuestros zapatos.  Pero por desgracia la mayoría de las viviendas no cuentan con ese espacio adicional y tenemos que acondicionar un espacio en nuestro dormitorio para ello.

Últimamente estoy viendo muchos ‘programas de casas’ en la televisión, y he llegado a la siguiente conclusión: no importa el espacio que tengas en un armario sino lo bien que lo aprovechas. En multitud de ocasiones muestran unos vestidores de gran tamaño en los que está todo por el suelo, o hecho un revoltijo o prendas y más prendas apiladas hasta el infinito. Y a los que nos gusta el orden nos da por pensar: ¡Que me dejen entrar un par de horas en ese armario para poner todo en su sitio!

Hoy en día hay miles de soluciones para clasificar nuestra ropa en el armario, de forma que quede a la vista y que no perdamos tiempo (ni paciencia) al buscar una determinada prenda. Y es que cuando planificas un espacio para que cada cosa tenga su lugar, mantener el orden en tu día a día te resultará mucho más fácil. Como se suele decir: ‘Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar’. Si tienes esto en mente a la hora de diseñar el interior de tu armario conseguirás que tu día a día sea más sencillo.

Las baldas que forman un espacio como maletero, como en la imagen superior, pueden servirte no sólo para colocar maletas unas dentro de otras, sino también para colocar ropa de fuera de temporada o incluso ropa de hogar que no utilices con frecuencia

Si en tu caso tienes que compartir el armario con otra persona, la mejor opción es que haya una barra para colgar para cada uno. Si tienes muchas prendas largas como abrigos o vestidos recomendamos que la altura sea de 1,70m. Si en tu caso la mayoría de tus prendas son cortas con un metro es suficiente. Para aprovechar bien la altura de los armarios, en nuestro catálogo Creta Basic encontramos estas barras abatibles que son muy útiles, y una alternativa a los clásicos según se adapte a tus necesidades.

Para la parte media y baja del armario, además de las clásicas cajoneras,  estamos apostando por módulos extraíbles ya que es la mejor forma de dar utilidad ‘real’ a todo el fondo del armario. Sino tendemos a abandonar prendas en el fondo y sólo utilizar las que tenemos en primer término.  En Creta Basic puedes encontrar pantaloneros, cestas, bandejas con compartimentos para múltiples usos, o los clásicos estantes que en su versión extraíble harán que tu vida sea más fácil.

¿A qué esperas para buscar un lugar para cada cosa?

10 RAZONES PARA AMAR EL GRIS

1. TIENE UN ESTILO INNATO

Muchas veces pensamos erróneamente que es un color carente de vida, pero en realidad puede presumir de ser uno de los más estilosos de la paleta cromática. Su presencia se hace notar, tiene carácter e impregna las atmósferas de su fuerte personalidad.

2. FUNCIONA COMO BÁSICO

Del mismo modo que encaja con todos los estilos, es la pareja soñada para la mayoría de colores de la paleta. Grises, blancos, rosas, rojos, amarillos, anaranjados… todos querrán compartir protagonismo con el gris para lucir sus mejores galas.

3. ES ATEMPORAL

Una de las cosas que hace a este color tan especial es su atemporalidad. Nunca pasa de moda y siempre está presente en la decoración de interiores. Combínalo con los colores y los materiales de tendencia y conseguirás un look muy elegante y a la última.

4. LO LLENA TODO DE ELEGANCIA

El gris es sinónimo de elegancia. Cualquier interior en tono grisáceo podrá presumir de una distinción única que conquistará todos los sentidos. Al contrario de lo que muchos piensan, es precisamente su dirección lo que le da esa fuerza y ese aire tan sofisticado.

5. ENCAJA CON TODOS LOS ESTILOS

Un color tan versátil como el gris no puede ser aburrido de ninguna manera. Solo él tiene el poder de adaptarse a todos los estilos, desde el nórdico hasta el clásico y pasando por el look más industrial. Sea cual sea el estilo decorativo de tu casa, el gris encajará como un guante.

6. INVITA A AÑADIR TEXTILES

Al ser un color tan combinable, presta a que se añadan todo tipo de textiles de diferentes colores y tonalidades. Puedes jugar con la misma paleta de grises o, si lo prefieres, puedes aprovechar para poner la nota de color a través de cojines, alfombras o plaids.

7. MUESTRA DIFERENTES CARAS

Sus tonos más intensos, como el antracita o el marengo, muestran su versión más sofisticada y glamurosa, mientras que los más claros denotan un aire más informal y jovial. Encuentra la versión que más te guste en función de tu espacio y del ambiente que quieras crear.

8. TRANSMITE SOBRIEDAD

Si quieres huir de excesos, excentricidades e histrionismo y transmitir moderación y formalidad, el gris es tu color. Es elegante y sofisticado pero, por encima de todo, es discreto.

9. APORTA EQUILIBRIO DECORATIVO

Al ser un color neutro, hace que las tonalidades más llamativas de la paleta cromática destaquen más. Además, tiene la capacidad de reafirmar los colores claros y de acentuar los fríos, consiguiendo así el equilibrio decorativo perfecto.

10. NO CANSA A LA VISTA

Los colores llamativos pueden quedar muy bien en casa y darle un toque muy original a la decoración, pero tienen un inconveniente y es que pueden llegar a cansar la vista. Esto es algo que nunca ocurrirá con un color como el gris, ya que nunca resultará cargante.

Fuente: Westwing

3 CONSEJOS PARA LA OPERACIÓN CAMBIO DE ARMARIO

Estamos a punto de adentrarnos en el otoño y, con él, el tan temido momento de guardar las cosas de la playa y rescatar la ropa de abrigo. Una tarea que realizamos al menos dos veces al año y a la que dedicamos varias horas o incluso días.

Estas fechas son momentos en los que la venta de armarios y reforma de vestidores se disparan y, por lo tanto, es momento de pensar bien y planificar antes de actuar, centrándonos en soluciones que nos ayuden a multiplicar el espacio para almacenaje y que nos sea fácil conseguir (y mantener) el orden en el dormitorio. Por este motivo queremos mostraros 3 consejos muy sencillos a tener en cuenta a la hora de planificar tu armario:

1. Disponer de suficientes baldas y cajoneras. Es fundamental que, además de espacio para colgar perchas, el armario esté complementado con estantes y cajones para dar cabida a los diferentes tipos de prenda y accesorios. En el caso de los dormitorios de los más pequeños estos espacios a veces sirven también para almacenar libros o juguetes, por lo tanto, es de suma importancia pensar bien en todo lo que queremos que almacene para configurarlo en consonancia.

2. Si tu espacio te lo permite, intenta que los armarios lleguen hasta el techo. Los muebles altos ofrecen más espacio de almacenaje sin renunciar a espacio de movimiento. En la parte superior se pueden colocar las prendas que no son de temporada, facilitándote el cambio de armario, o aquellos objetos que no utilicen de forma cotidiana como maletas o material deportivo.

 

3. Aprovechar los rincones. Los armarios rinconera son una solución muy creativa que brinda más posibilidad de almacenaje. Estos armarios permiten aprovechar cada centímetro de la estancia y se pueden personalizar gracias a la combinación de distintos módulos. Incluso pueden integrarse con otros elementos como librerías o zapateros, dando continuidad al mobiliario del dormitorio.

TRUCOS FÁCILES PARA QUE UNA HABITACIÓN PAREZCA MÁS AMPLIA

En mayor o menos medida, a todos nos vendrían de maravilla algunos metros cuadrados más en nuestro hogar. Sabemos lo valioso que es el espacio y, sin embargo, lo solemos desaprovechar en numerosas ocasiones.  Existen numerosos trucos prácticos y eficaces para conseguir agrandar cualquier espacio visualmente, y hoy vamos a repasar alguno de ellos.

Si tienes la suerte de que la estancia está bien orientada y tiene la suficiente luz natural ya tienes gran parte de la batalla ganada. Si no es así, ten siempre presente que lo más importante es potenciar la luz natural de todas las formas posibles, paliando todos los rincones oscuros que pueda haber en la habitación. Hay que huir de las cortinas y estores gruesos que cubran las ventanas. Los tejidos cuando más livianos y blancos más te ayudarán a lograr una estancia amplia y luminosa. Si no cuentas con suficiente luz natural, diseñar una buena iluminación artificial puede ser la mejor inversión.

Planifica bien dónde vas a colocar los muebles, ya que la disposición de éstos puede jugar a tu favor o en tu contra si quieres que una estancia parezca amplia y acogedora. Si quieres conseguirlo lo ideal es pegar a las paredes las piezas más voluminosas, como el sofá, el aparador o las librerías. De esta forma dejarás libre de obstáculos el centro de la habitación y podrás moverte con mayor libertad.

Las librerías de suelo a techo son un elemento  tradicional que ayuda a ampliar visualmente el espacio. Si eres un apasionado de la lectura no sólo podrás colocar todos tus libros en perfecto orden, sino que añadirás altura a las paredes.

Los espejos son otro elemento que puede conseguir que cualquier habitación parezca más espaciosa de lo que realmente es. Si colocamos un espejo de grandes dimensiones en la pared, o en las puertas de un armario de grandes dimensiones como en la fotografía,  logramos duplicar visualmente el espacio.

Como hemos comentado ya en multitud de ocasiones, los colores intensos hacen que una estancia parezca más pequeña y cargada de lo que es. Intenta limitar en la medida de lo posible el uso de estos colores para pequeños detalles y notas de acento. Por el contrario, los colores suaves y los tonos pálidos, lograrán que parezca que tienes una habitación más amplia.

Sucede lo mismo con los textiles y otros elementos decorativos que utilizamos. Los diseños abigarrados y los estampados muy enrevesados hacen que los espacios parezcan mucho más pequeños de lo que son. A la hora de elegir textiles como alfombras, tapicerías, cortinas o cojines, ten en cuenta que los lisos son más versátiles y te ayudarán a ampliar el espacio. Si te decantas por un estampado intenta que sea discreto y de tonos suaves.

Por último ten en cuenta que una habitación, sea del tamaño que sea, si está desordenada parecerá mucho más pequeña de lo que es en realidad.  Con el desorden hay demasiados puntos focales en la estancia que atraen nuestra atención y al mismo tiempo menos espacio físico para moverse, teniendo como resultado la sensación de que el espacio disminuye. La única solución es ordenar y lograr mantener ese orden de forma continua.  ¡Todo un reto!

KEEP CALM! VUELTA A LA RUTINA

¿Por qué se nos hace todo tan cuesta arriba después de las vacaciones? ¿Es que no aprendemos de un año para otro? Pues parece ser que no. Hay quien más y quien menos pero ninguno nos libramos de ese estado pasajero de melancolía al que llamamos depresión post vacacional.

Según los expertos uno de los principales motivos de este fenómeno es que, como en tantas otras situaciones en nuestra vida, dejamos todo para última hora, y en menos de 24 horas pasamos de la playa a la oficina. ¿Te suena? Es entonces cuando tu cuerpo dice ¡Hey! ¿Qué pasa aquí? ¿Dónde está el sol, la arena y el chiringuito?

Es natural que queramos aprovechar las vacaciones hasta el último día y por ese motivo, una vez que regresamos a nuestro hábitat natural, es necesario que nos adaptemos poco a poco a las responsabilidades para acoplarnos sin padecer una situación de pena o angustia.

En primer lugar es importante que no retomemos la rutina habitual nada más llegar de vacaciones. Acudir a trabajar es más que suficiente. El resto de responsabilidades como cursos, gimnasio u otras actividades deberíamos dejarlas un poco de lado durante la primera semana, para ir adaptándonos de forma progresiva.  Es cierto que muchas de estas actividades representan una válvula de escape, pero es mejor que los primeros días dejemos el tiempo libre para disfrutar de él con amigos, familiares y sin responsabilidades.

 

Una vez estemos acostumbrados al horario laboral es el momento de introducir el resto de actividades cotidianas e incluso comenzar otras nuevas que nos sintamos impulsados a realizar. Durante las vacaciones tenemos más tiempo para reflexionar sobre nuestra vida y sentimos impulso de realizar todo tipo de actividades nuevas: yoga, tocar la guitarra, clases de pintura, pasear a diario, adquirir una mascota,…  Si después de una semana en nuestro entorno habitual aún conservamos la ilusión por realizar alguna de esas actividades no dudes en hacerlo. Es la mejor época del año para crear nuevos hábitos.

Algo similar a lo que ocurre con las actividades pasa también con nuestra alimentación. En verano, y más concretamente durante las vacaciones, solemos relajarnos y permitirnos algunos caprichos que ‘nos pide el cuerpo’.  No es recomendable pasar de cero a cien en 24 horas al alarmarnos en cuanto subimos de nuevo a la báscula. Nuestro cuerpo en este caso también necesita un período de adaptación. En la mayoría de ocasiones nuestro cuerpo, al ir eliminando progresivamente los hábitos que hemos adquirido en vacaciones como ese heladito o cervecita de más, él por si solo va volviendo a su estado habitual sin necesidad de una dieta estricta. Una dieta sumamente restrictiva de buenas a primeras puede acrecentar esa depresión postvacacional. Así que se puede aplicar la misma regla. Si una semana o diez días después de volver de vacaciones  y regresar a tu rutina aún sientes que necesitas esa dieta, entonces es el momento de comenzarla.

¡Ánimo con la vuelta a la rutina! ¡Es momento de reiniciar y aprovechar la energía que hemos acumulado en vacaciones!

3 CONSEJOS CURIOSOS PARA DORMIR BIEN CUANDO HACE CALOR

El descanso nocturno es uno de los aspectos que se alteran más en nuestra vida cuando las temperaturas suben de forma desorbitada.

Es habitual que en estas fechas, en blogs como este y en todos los medios de comunicación nos aconsejen sobre qué debemos hacer para que nuestro descanso sea el adecuado y podamos rendir bien durante el día.

  1. Cena algo picante. Siempre hemos oído que para descansar bien hay que cenar algo ligero, al menos 2 horas antes de acostarnos para hacer correctamente la digestión. Pues bien, si en esta cena ligera incluimos algún elemento picante nuestra sudoración se estimula. Aunque de entrada suene descabellado, esto hace que expulsemos el calor corporal a través del sudor e internamente nuestro cuerpo esté más fresco y podamos descansar mejor.

  2. Coloca el ventilador estratégicamente. Los ventiladores, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, no enfrían el aire por su cuento. Únicamente hacen circular el aire por detrás del ventilador. Si se utilizan estratégicamente se pueden utilizar para empujar el aire frío en la habitación, al igual que una unidad de aire acondicionado. La forma más sencilla de hacerlo es colocar el ventilador cerca de una ventana abierta. La temperatura exterior es más fría que la temperatura de dentro, por la noche, así que esto ayuda a traer el aire frío del exterior a tu dormitorio.

En el caso de que no tengamos una ventana convenientemente situada en nuestra habitación que se pueda dejar abierta toda la noche se puede probar esta otra opción. Consigue un recipiente de agua grande, llénalo con todo el hielo que puedas y colócalo detrás del ventilador. Con este invento se crea un frescor similar a la brisa del mar.

   3. Lávate las manos con agua fría. Aunque parezca un gesto insignificante para refrescarnos en realidad es un método muy eficaz. Cuando sentimos calor la sangre está muy cerca de la piel. En las manos y dedos existen numerosas venas que transportan la sangre, así que lavarlas con agua fría es una gran manera de enfriar la sangre que a su vez ayuda a enfriar el cuerpo entero. Es especialmente importante lavarse las muñecas, que cubre una gran cantidad de vasos sanguíneos.

Por supuesto, si estos 3 consejos no funcionan siempre nos quedarán los clásicos para soportar el calor durante la noche: beber un vaso de agua bien fría antes de acostarnos, una ducha fría, dejar el dormitorio a oscuras durante el día (especialmente si está orientado a una zona soleada), evitar la cafeína y el alcohol o incluso meter las sábanas y pijamas en la nevera una hora antes de acostarnos.

LA MEJOR UBICACIÓN PARA EL CABECERO

Seguro que alguna vez, aunque sea de pasada, has escuchado hablar del Feng Shui. Aplicado a la decoración se centra en la premisa de que la ubicación de los muebles y objetos es determinante para el flujo de la energía positiva (chi) dentro de una determinada estancia.

Por supuesto, uno de los espacios en los que cobra aún más importancia es el dormitorio, para permitirnos un perfecto descanso y estado de relajación. Aunque existen muchos otros factores a tener en cuenta en una habitación, la posición de la cama es según este arte oriental la clave para armonizar y equilibrar adecuadamente el espacio, y hacer que nos despertemos con vitalidad y energía renovada.

La primera recomendación es que la cama no debería estar ubicada frente a la puerta o bajo la ventana, lo ideal es que el cabecero tenga detrás la pared que esté más alejada de la puerta. La ausencia de cabecero de cama es, según el Feng Shui, sinónimo de inestabilidad y falta de seguridad ante la vida. Por eso se recomiendan las camas con cabeceros sólidos y que estén colocadas en una pared en la que no haya ventanas o espejos. Si no se puede evitar y hay una ventana sobre la cama, ésta deberá estar oculta bajo gruesas cortinas o estores.

La pared en la que se coloque el cabecero es preferible que no sea la misma en la que al otro lado se apoya el inodoro. Si quieres decorar la pared sobre el cabecero aconseja elegir objetos no muy pesados y evitar la instalación de ventiladores de techo sobre la cama. Otro punto fundamental a tener en cuenta a la hora de ubicar los muebles en el dormitorio es que se pueda acceder a la cama por ambos lados, es decir, evitando ubicarla completamente pegada a una de las paredes, y si tu espacio te lo permite colocar una mesilla de noche a cada uno de los lados de la cama.

Son consejos que parecen sencillos pero si contamos con un dormitorio de dimensiones reducidas seguir estas leyes puede convertirse en una ardua tarea. Por suerte el mismo Feng Shui ofrece consejos para contrarrestar la energía estancada que puede provocar el no poder seguir estos pasos por las características constructivas de los espacios.

Las imágenes que acompañan a este texto pertenecen a  nuestro catálogo CRETA BASIC. ¡Te invitamos a descubrirlo!

CRETA BASIC: TODO LO QUE NECESITAS EN TU ARMARIO

En las últimas semanas os hemos estado presentando las novedades que se incluyen en nuestro catálogo CRETA BASIC , sin embargo, aún no hemos profundizado en las posibilidades que ofrece para crear el armario de tus sueños.

Tanto si tienes poca como mucha  ropa (aunque nunca nos parece suficiente), a todos nos gusta tener un armario ordenado donde poder encontrar a la primera esa prenda o complemento que necesitamos en un determinado momento.  Para conseguirlo hay que diseñar el interior del armario pensando en nuestras necesidades del día a día y en la cantidad de prendas que tenemos de cada tipo para saber si necesitamos más cajones, baldas, prendas colgadas, etc.

Los interiores de los armarios CRETA BASIC pueden personalizarse con numerosos accesorios como:

  • Cajoneras de 2 o 3 cajones,
  • Estantes extraíbles con o sin cesta
  • Bandejas extraíbles con divisores
  • Colgadores abatibles
  • Iluminación led
  • Pantaloneros, etc.

Cabe destacar los acabados interiores efecto cuero, que aportan un plus de calidez y elegancia a estos armarios.

Si optas por puertas con lunas, ya sea en toda la composición cómo de forma parcial (como en el ejemplo de la fotografía inferior), el tirador de serie se sustituye por uno de lengüeta en el canto para dejar el máximo espacio posible para el espejo.

Como ves, las posibilidades que tienes de diseño son infinitas. Te recomendamos que pienses bien en tus necesidades y si tienes cualquier duda los profesionales de nuestros puntos de venta estarán encantados de ayudarte a conseguir el armario ideal para ti.

‘’No te lo imagines, tenemos el dormitorio que necesitas’’.