Artigos

CLAVES A LA HORA DE DECORAR UNA HABITACIÓN PEQUEÑA

Cuando nos enfrentamos al reto de amueblar una habitación de dimensiones reducidas nuestro objetivo debe ser siempre aprovechar al máximo el espacio disponible y, siempre que sea posible, crear una ilusión de mayor amplitud.

La clave para conseguir esto es la organización: Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar.  Debemos buscar la fórmula para tener un amplio almacenaje de fácil acceso para la ropa y los objetos que utilizamos con más frecuencia, y otras soluciones como cajones y armarios menos accesibles que aprovechen el espacio para otras cosas que no necesitemos con regularidad.

Los colores oscuros deben utilizarse con moderación, ya que visualmente puede conseguir que la habitación se vea aún más pequeña. Otro elemento que puede distorsionar el espacio en nuestra contra son las rayas verticales. Con ellas parecerá que el techo de la habitación es más alto, pero al mismo tiempo nos hará percibir el espacio como incómodamente estrecho.  Por ese motivo recomendamos siempre la utilización de colores claros, suaves y sin contrastes fuertes.

En el catálogo UP18 encontrarás diferentes soluciones que te ayudarán a optimizar tu espacio para dar una sensación de amplitud y cubrir tus necesidades de almacenaje: camas nido, compactos, módulos block, literas, camas tren,…  Están pensados para habitaciones juveniles de cualquier dimensión, incluso las más reducidas.

MÓDULOS BLOCK: UN PLUS DE ESPACIO

Si buscas un estilo fresco y moderno para un dormitorio juvenil, y al mismo tiempo quieres crear un espacio único, te invitamos a conocer las posibilidades que te ofrecen los Módulos Block de nuestro catálogo juvenil UP18 .

27  colores de acabados dónde elegir, 116 combinaciones posibles de tiradores y multitud de formas y medidas de cajones y estantes. Con todo ello podrás dar rienda suelta a tu imaginación para crear el mueble perfecto que se adapte a tus deseos y a tus gustos.

Los dormitorios creados con Módulos Blocks aportan un plus de capacidad, diseño y colorido. Nunca antes construir un mueble adaptado a ti fue tan  divertido, fácil y dinámico. Es tan sencillo que puedes dejar que tus hijos participen en el diseño de su cuarto, combinando los colores a su gusto y buscando una utilidad para cada uno de los módulos.

UP18  te acerca todas las opciones y las pone a tu alcance para que tú simplemente le des ese toque mágico y personal.

¡Con todas las posibilidades que ofrece lo difícil es decidirse sólo por una! Puedes ver muchas más opciones en nuestro catálogo UP18 y en tu punto de venta más cercano hay grandes profesionales que pueden ayudarte a configurar la combinación que más se adapta a tus necesidades y a tu espacio.

DIFERENTES TIPOS DE LITERA

Cuando tenemos varios hijos y vivimos en una casa pequeña, con pocas habitaciones, en la mayoría de ocasiones no nos queda más opción que hacer que los niños compartan habitación. Aunque a priori no parece lo más óptimo, es algo que puede fortalecer los vínculos entre los hermanos y establecer entre ellos lazos de complicidad y diversión.

Nuestros catálogos JUNIOR  y UP18 se alían con nosotros para lograr que nuestros dormitorios infantiles den mucho más de sí, sin dejar de lado el componente estético, a través de diferentes propuestas de litera. De esta manera pueden dormir cómodamente y disfrutan de más espacio libre para realizar otras actividades, como jugar o estudiar, durante las horas del día.

En primer lugar, hablaremos de las literas tradicionales, que llevan usándose décadas, en la que dos camas iguales se sitúan una justo encima de la otra. Es la forma más clásica de componer la litera, aunque hoy existen múltiples derivados de ésta. Por ejemplo, la particularidad de la litera tradicional que vemos en la imagen superior es que la cama inferior es una cama nido que esconde una tercera cama. Si no necesitas esta tercera cama siempre puedes sustituirla por cajones para multiplicar el espacio de almacenaje sin perder espacio en el dormitorio.

Las literas en perpendicular son una opción más moderna a la hora de disponer la situación de las camas. Una de ellas va en línea con una de las paredes mientras que la otra se coloca de forma perpendicular a la de abajo. Es una buena manera de aprovechar el espacio que queda abajo para colocar armarios, cajones, o incluso una mesa de estudio.

Si optas por literas en tren, las camas están en línea pero desplazadas. En principio se necesita algo más de espacio para instalar este tipo de literas en dormitorios juveniles, pero también es cierto que se puede aprovechar la zona inferior que hay bajo la cama de arriba y que hace de soporte, con almacenaje o incluso una mesa de estudio, como en el detalle que vemos en la fotografía inferior.

Por último, nos encontramos con las literas abatibles, que son aquellas en las que una cama se dispone sobre la otra, pero ambas se cierran y se recogen en un mueble que va fijado a la pared. El resultado es una solución perfecta para cuartos muy pequeños en los que el espacio escasea.

¿Cuál de estas opciones es tu preferida? Si tienes alguna duda sobre cuál de estas opciones es la mejor para ti no dudes en consultar con un especialista en los puntos de venta donde están disponibles nuestros catálogos UP18 y JUNIOR.

CREANDO UN ENTORNO SEGURO PARA NUESTROS HIJOS

Por todos es sabido que nuestros hijos desarrollan su capacidad de desplazarse y trepar a cualquier sitio mucho antes de lo que desarrollan el sentido de peligro. Por mucho que estemos constantemente vigilándolos no es suficiente. Necesitamos convertir nuestro hogar en un entorno seguro en el que pueda desarrollar sus habilidades con tranquilidad.

En primer lugar, es muy importante que todos los muebles a los que pueda subirse el niño, no sean fáciles de volcar o de desplazarse si echa su peso sobre ellos. Como medida de seguridad, además de anclar este tipo de muebles a la pared, debemos evitar tener otros muebles de pequeña altura cerca de armarios y estantería.

Al mismo tiempo es necesario que utilicemos adaptadores de seguridad para puertas y cajones que pueden ser accesibles para ellos, con el fin de evitar que puedan pillarse las manos o encontrar algún objeto que pueda ser peligroso. Hoy en día existen en el mercado infinidad de dispositivos especialmente diseñados para este fin.

Otro sencillo consejo, fácil de llevar a cabo, es evitar colocar adornos, juguetes u otros objetos que puedan resultarles llamativos en las estanterías o repisas, o cerca de otros focos de peligro como ventanas o escaleras. ¡Hay que estar atentos a esto porque pueden encapricharse de los objetos más insospechados!

En cuanto a los elementos estructurales, que no ponemos cambiar su ubicación como la de los muebles, también hay algunas precauciones que debemos tomar. Por ejemplo, asegurar bien las ventanas y puertas con acceso a las terrazas para que no puedan abrirlas, o bien colocar telas protectoras en los barrotes de las barandillas de escaleras o balcones, si están muy separados.

En cuanto a su ‘territorio’ hay que prestar especial atención a la cuna, sobre todo cuando se empiezan a mover a sus anchas en ella. En la medida de lo posible debe estar alejada de la ventana y tratar de bajar al máximo el somier. Una señal inequívoca de que necesita una cama es que verás que es capaz de trepar fácilmente por la barandilla, en ese caso una cama con protector resultará más segura para él, porque en el caso de caída la altura siempre será menos peligrosa. Para facilitar este paso de la cama a la cuna, que puede ser necesario de un día para otro, son muy recomendables las cunas transformables como las que puedes encontrar en nuestro catálogo UP. Con ellas puedes realizar esta adaptación de forma sencilla, en cualquier momento y sin necesidad de adaptar la decoración de su dormitorio a los nuevos muebles.

Todas estas medidas son aplicables no sólo a su dormitorio sino al resto de la casa. Son gestos sencillos que pueden quitarte muchas preocupaciones mientras tus hijos van creciendo, para que sólo tengas que preocuparte de vigilarlos y disfrutar de ellos.

SUAVIZANDO LA VUELTA AL COLE

Por desgracia no sólo para los adultos es difícil asumir el final de las vacaciones y la vuelta a la rutina. En determinadas situaciones los niños también pueden sufrir un bajón anímico ante la vuelta al cole, de hecho, estudios recientes afirman que puede afectar a 3 de cada 10 niños en edad escolar. Para evitarlo debemos hacer lo posible por motivarlos y crear un ambiente de entusiasmo ante lo que está por venir en ese nuevo curso que arranca.

Estos días suponen el reinicio de las rutinas escolares y muchos niños se enfrentarán a nuevos compañeros, nuevos profesores y nuevos retos ante los que se deben preparar con antelación. Aquí dejamos unas pequeñas recomendaciones para ayudar a vuestros hijos a vivir sin miedo ni ansiedad esos primeros días de colegio. Tu actitud, unida a algunas pautas para animar al niño y reorganizar sus rutinas puede ser de mucha ayuda.

En primer lugar es importante que procures no exteriorizar tu propia depresión postvacacional si es que la estás sufriendo. Los niños aprenden por imitación y no se les puede pedir positividad y buen ánimo si no perciben esa misma actitud en los padres. Si los padres se muestran confiados y alegres ante los retos de la nueva etapa, es mucho más probable que sus hijos encaren el curso con la misma actitud.

Si el ánimo de un niño es bajo no se suele mostrar abatido, como los adultos, sino irritable y con poca energía. Si observas que detrás de ese comportamiento puede esconderse la ansiedad ante el nuevo curso sería interesante que le contaras cómo superaste tú alguna situación similar, o qué es lo que sueles hacer cuando tienes que enfrentarte a circunstancias que te resultan poco atractivas.

Un par de semanas antes del inicio del curso es bueno empezar a recordar con el niño acontecimientos divertidos o excitantes que hayan vivido en el colegio el curso anterior. Si tiene posibilidad de ver a alguno de sus compañeros durante esos días también puede hacer más fácil esta transición.

Por norma general, los ritmos de comida y descanso cambian en relación al periodo escolar. Al menos dos semanas antes conviene ir restaurando las rutinas escolares antes de que empiece el cole. Lo primero y más importante es modificar la hora de irse a la cama, después la hora de levantarse y por último el horario de las comidas. Esta reinstauración progresiva le ayudará física y mentalmente.

Por último, además de organizar el material escolar, es muy positivo que unos días antes de empezar el cole el niño colabore en la preparación de su dormitorio: despejar la mesa de estudio, guardando los juguetes de verano, ordenando su escritorio y su ropa para el nuevo curso, etc. Esta tarea le servirá para concienciarse de que las clases tienen un comienzo inmediato.

SU PRIMERA HABITACIÓN

A la hora de planificar la decoración de un dormitorio infantil lo ideal es pensar en soluciones versátiles, que se apoyen en un mobiliario transformable, que pueda adaptarse al crecimiento del niño y sus necesidades a cada edad.

La distribución del mobiliario marcará el uso y el aprovechamiento del espacio. La ubicación del armario y cómo colocar las camas es una decisión importante de cara a conseguir un dormitorio funcional que pueda ser disfrutado por nuestros hijos.

Hay tres momentos claves en el desarrollo del niño que debemos tener en cuenta desde el primer momento: bebé, comienzo del colegio y comienzo de la escuela primaria. En cada una de ellas las actividades y el espacio de almacenamiento serán ligeramente diferentes.

Por ejemplo, cuando son recién nacidos, el espacio se distribuye y se amuebla con el objetivo de poder atender al bebé con comodidad para los padres.  El entorno estimula al bebé de forma visual y auditiva. Hasta los 3 años estás necesidades seguirán siendo muy similares y por lo tanto el mobiliario no requerirá grandes adaptaciones. Sin embargo, al comenzar el colegio y la primaria entra en juego la mesa para hacer los deberes y muebles para almacenar el material escolar, como estanterías y cajoneras.

Por este motivo, plantear un diseño a largo plazo te ayudará a rentabilizar la inversión inicial y hacer que para el niño estos cambios sean más suaves.

En cuanto a la ubicación del armario hay que procurar que no obstaculice la distribución del resto de elementos del dormitorio. Por ejemplo, instalándolo en un pasillo a la entrada del cuarto, al fondo o formando parte de una composición multiusos como las que puedes encontrar en nuestro catálogo UP18. Este tipo de composiciones son especialmente útiles si la habitación es pequeña, ya que los muebles sueltos generan demasiado espacio residual.

Si se coloca la cama centrada en el espacio y perpendicular a la pared anulará por completo el espíritu multiusos que debe tener un dormitorio infantil. La mejor alternativa es colocar la cama adosada a la pared por uno de sus laterales. En el caso de que la habitación sea compartida, lo mejor para evitar conflictos es contar con otro espacio independiente como cuarto de estudio o juegos, dejando el dormitorio para dormir y vestirse.

Si no es posible, las camas pueden servir como elemento para marcar los territorios, cada uno a un nivel o en un extremo diferente de la habitación. Si el espacio es redujo colocar las dos camas en nivel elevado hace que se  puede aprovechar el espacio inferior como almacenaje o bien como zona de juegos o estudio.

Sin duda es necesario pensar a largo plazo a la hora de diseñar su primera habitación. En el catálogo UP18 puedes encontrar esta y muchas otras soluciones para tu espacio.

¿NIDO O COMPACTA?

Hoy vamos a mostraros las diferencias entre cama nido y compacta, para que podáis elegir la opción que os conviene más a la hora de diseñar el dormitorio de vuestros hijos.

Las camas nido son aquellas que tienen debajo otra cama o cajones, manteniendo la altura tradicional, entre 50-55 cm aproximadamente, incluyendo el colchón.

Por su parte las camas compactas son una evolución natural de las camas nido. Bajo la cama tradicionalmente se combinan una hilera de cajones y una segunda cama. De esta forma la altura de la cama llega hasta los 80 cm aproximadamente. En nuestro catálogo UP18  las opciones de combinación de este tipo de cama son prácticamente infinitas: dos hileras de cajones, la  segunda cama en el módulo inferior o el intermedio, cajones móviles, etc.

En primer lugar, para poder elegir cuál de los dos tipos de cama puede ser más interesante para ti, tienes que pensar en el uso ‘real’ que vas a hacer de la segunda cama.

La principal ventaja de una cama nido es que, aunque tenga aprovechado el espacio inferior, bien sea con otra cama o cajones, sigue manteniendo la altura estándar de las camas tradicionales. Dado su escaso peso visual se convierte en la mejor opción para dormitorios de espacio reducido.

Por supuesto, la única desventaja que tiene este tipo de camas es que tienes que elegir entre una cama adicional o espacio de almacenaje. Si la cama va a ser utilizada sólo esporádicamente es posible que en tu día a día eches de menos más espacio para guardar cosas.

Las camas compactas nacieron para resolver ese problema y son hoy en día uno de los muebles preferidos por nuestros clientes.  Sin embargo hay que tener en cuenta que, al tener más altura que una cama tradicional o nido, ocupa mucho más espacio y visualmente es más pesada. Por este motivo este tipo de cama se aconseja para habitaciones de tamaño mediano grande.

Ten en cuenta que el color que elijas para los muebles, como ya hemos repetido en otras ocasiones, acentúa o suaviza ese peso visual. Por lo tanto, si quieres incorporar una cama compacta a una habitación de dimensiones reducidas  opta siempre por colores lo más claros posibles.

El acceso a estas camas puede ser algo complicado para niños muy pequeños. Incluso algunos padres consideran que pueden ser peligrosas por la altura. Para estos casos, mientras el niño se adapta a su nueva cama y va creciendo se recomiendan barras quitamiedos que existen en varios formatos y van a juego con el modelo de cama que elijas.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE COMPARTIR HABITACIÓN

Muchos hemos tenido que compartir habitación con nuestros hermanos y los recuerdos de esa experiencia son difusos, no sólo por el tiempo que ha pasado sino también por la mezcla de recuerdos felices y otros no tanto. Los ratos de diversión y confidencias hasta las tantas de la noche se mezclan con el deseo de independencia y las ganas de que enviaran a nuestro hermano de campamento un par de semanas para tener todo el dormitorio para nosotros solos. Y es que, como casi todo en la vida, compartir habitación tiene una serie de ventajas y desventajas para nuestros hijos. A continuación vamos a enumerar varias de ellas.

Como ventajas podemos destacar las siguientes:

– En primer lugar, el vínculo que se crea entre los hermanos suele ser mayor, ya que tienen un espacio común en el que compartir confidencias y juegos.

– Fomenta la solidaridad a la hora de compartir sus juguetes u objetos más preciados.

– Los celos entre hermanos tiende a disminuir, puesto que entienden que sus condiciones son igualitarias.

–  Los hermanos se coordinan en hábitos y horarios, lo que es muy ventajoso para los padres.

– Los niños se sienten más seguros cuando se van a dormir al estar acompañados. Esto favorece el descanso y la relajación, disminuyendo sus miedos.

– Puede darles muchos momentos de diversión y juegos antes de dormir y al despertar.

La otra cara de la moneda nos presenta estas otras desventajas:

– Puede generarles inseguridad cuando no cuentan con la figura de su hermano a su lado, al haberse acostumbrado a su compañía.

– El despertar de uno de los hermanos puede alterar el sueño del otro. Aunque en ocasiones los niños se acostumbran y duermen plácidamente a pesar de los gritos o llantos de su compañero  de habitación.

– Si pasan de dormir solos a compartir habitación les puede alterar las conductas del sueño hasta que se acostumbran a las nuevas rutinas.

– Puede hacerles menos independientes a la hora de tomar algunas decisiones en su día a día.

– Pierden en cierta medida parte de su identidad individual al no contar con un espacio propio e independiente. Por esto es importante que dentro del cuarto esté dividido en espacio para cada uno de los niños, que tengan su propia zona de responsabilidad.

– En la preadolescencia y en la adolescencia los expertos recomiendan que los niños tengan su propio espacio ya que a estas edades sienten una necesidad de intimidad y de individualidad que les ayuda a desarrollar su propia identidad.

En nuestro Catálogo UP18 y JUNIOR puedes encontrar muchas soluciones para que compartir este espacio sea funcional y divertido.

CONSEJOS PARA FAVORECER EL DESCANSO EN LOS NIÑOS

Cada niño es diferente: unos duermen a pierna suelta desde bebés mientras que a otros les cuesta mucho más conciliar el sueño. Hoy vamos a repasar una serie de recomendaciones para que nuestros hijos disfruten de un sueño reparador y prolongado y, por consiguiente, nosotros también.

El primer punto clave es la temperatura de su dormitorio. Especialmente en invierno, tenemos tendencia a subir la calefacción y abrigar a los niños al máximo. Esta medida puede resultar contraproducente cuando llega la noche porque una temperatura demasiado alta hace que las mucosas, muy sensibles en los más pequeños, se hinchen. El resultado es que respiran aire viciado y caliente y a pesar de dormir no descansan como deberían.

La temperatura aconsejable para la habitación de los niños está entre 16 y 18 grados.  Por lo tanto, antes de acostarlos baja la calefacción y abre un par de minutos las ventanas. De esta forma el aire seco de la calefacción con algo de aire fresco del exterior.

La humedad es otro factor a tener en cuenta. Lo recomendable es que la humedad de la habitación esté entre 50 y 60%. En el mercado existen aparatos que miden esta humedad en el ambiente. Humidificadores, paños húmedos o plantas también evitan que el aire se reseque en exceso.

Otra buena idea es atenuar la iluminación del cuarto infantil o estancia dónde se encuentre el niño aproximadamente una hora antes de acostarse. Se puede hacer con guirnaldas de luz, por ejemplo, o con lámparas auxiliares que permitan una regulación de intensidad. Esta medida favorecerá que el niño concilie el sueño.

Mejor a oscuras que con una luz encendida. Olvídate de acostumbrarle a dormir con la luz encendida. Puede que te resulte cómodo, pero la producción de melatonina, necesaria para un sueño reparador y tranquilo, se ve afectada por la luz. Ya sabes, mejor a oscuras. Si insiste en que necesita al menos un poco de luz, déjale una pequeña lamparita nocturna de esas transportables y que apenas iluminan.

Una rutina que les vaya preparando para la hora de irse a la cama también es una buena idea. A menudo es algo a lo que no prestamos atención porque estamos cansados, pero puede que la solución esté en la lectura de un par de páginas de un cuento, una pequeña historia que te inventes para la hora de acostarse, o quizá, en abrazar juntos a su peluche preferido. En todo caso la clave está en seguir siempre un patrón para que todos os sintáis mucho más cómodos.

Fuente: Houzz

JUNIOR SE RENUEVA

Según dicen, hoy es el lunes más triste del año, sin embargo, en Grupo Exojo, no podemos decir lo mismo. El motivo es que estamos muy ilusionados con poder compartir con vosotros, dentro de pocos días, un nuevo catálogo de nuestra línea de mueble juvenil JUNIOR.

Nuevos colores, nuevas posibilidades de almacenaje, artículos renovados, mesas de estudio para optimizar el espacio de los dormitorios,…  estas y muchas otras novedades que pronto os podremos mostrar.

Mientras tanto, para abrir boca, os dejamos la imagen de la que será su portada. ¿Te parece ya un poco menos blue este monday?