SUAVIZANDO LA VUELTA AL COLE

Por desgracia no sólo para los adultos es difícil asumir el final de las vacaciones y la vuelta a la rutina. En determinadas situaciones los niños también pueden sufrir un bajón anímico ante la vuelta al cole, de hecho, estudios recientes afirman que puede afectar a 3 de cada 10 niños en edad escolar. Para evitarlo debemos hacer lo posible por motivarlos y crear un ambiente de entusiasmo ante lo que está por venir en ese nuevo curso que arranca.

Estos días suponen el reinicio de las rutinas escolares y muchos niños se enfrentarán a nuevos compañeros, nuevos profesores y nuevos retos ante los que se deben preparar con antelación. Aquí dejamos unas pequeñas recomendaciones para ayudar a vuestros hijos a vivir sin miedo ni ansiedad esos primeros días de colegio. Tu actitud, unida a algunas pautas para animar al niño y reorganizar sus rutinas puede ser de mucha ayuda.

En primer lugar es importante que procures no exteriorizar tu propia depresión postvacacional si es que la estás sufriendo. Los niños aprenden por imitación y no se les puede pedir positividad y buen ánimo si no perciben esa misma actitud en los padres. Si los padres se muestran confiados y alegres ante los retos de la nueva etapa, es mucho más probable que sus hijos encaren el curso con la misma actitud.

Si el ánimo de un niño es bajo no se suele mostrar abatido, como los adultos, sino irritable y con poca energía. Si observas que detrás de ese comportamiento puede esconderse la ansiedad ante el nuevo curso sería interesante que le contaras cómo superaste tú alguna situación similar, o qué es lo que sueles hacer cuando tienes que enfrentarte a circunstancias que te resultan poco atractivas.

Un par de semanas antes del inicio del curso es bueno empezar a recordar con el niño acontecimientos divertidos o excitantes que hayan vivido en el colegio el curso anterior. Si tiene posibilidad de ver a alguno de sus compañeros durante esos días también puede hacer más fácil esta transición.

Por norma general, los ritmos de comida y descanso cambian en relación al periodo escolar. Al menos dos semanas antes conviene ir restaurando las rutinas escolares antes de que empiece el cole. Lo primero y más importante es modificar la hora de irse a la cama, después la hora de levantarse y por último el horario de las comidas. Esta reinstauración progresiva le ayudará física y mentalmente.

Por último, además de organizar el material escolar, es muy positivo que unos días antes de empezar el cole el niño colabore en la preparación de su dormitorio: despejar la mesa de estudio, guardando los juguetes de verano, ordenando su escritorio y su ropa para el nuevo curso, etc. Esta tarea le servirá para concienciarse de que las clases tienen un comienzo inmediato.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *