100 IMÁGENES PARA 100 POST

Parece que fue ayer cuando colgábamos nuestro primer post y ya vamos por el número 100. El tiempo pasa volando pero nuestra ilusión y nuestras ganas de compartir con vosotros lo que hacemos siguen intactas.

Hoy queremos hacer con vosotros un recorrido por nuestros catálogos a través de 100 imágenes que nos han servido para ilustrar nuestros post con consejos que podéis utilizar a la hora de configurar vuestro mobiliario y darle forma a vuestro hogar.

Uno de nuestros buques insignia son sin duda nuestros dormitorios juveniles. Tanto en nuestro catálogo UP16 como en el JUNIOR encontrarás múltiples opciones para crear el dormitorio juvenil ideal para tus hijos a través de compactos, literas, camas nido, zonas de estudio integradas, armarios…

CRETA TOP  y CRETA BASIC nos aportan múltiples opciones para los dormitorios principales. Los cabeceros son los protagonistas, y en ellos puedes combinar varios acabados a tu gusto para crear un espacio personalizado y acorde a tus necesidades.

En estos catálogos encontrarás también todas las herramientas necesarias para configurar el armario ideal que complete tu dormitorio. En este blog puedes encontrar varios post en los que encontrar nuestras recomendaciones para diseñarlo acorde a tus necesidades y al espacio con el que cuentes para que haga tu día a día más cómodo y funcional.

Por último pero no menos importante, ya que suele ser el corazón de los hogares, tenemos nuestro catálogo de salones CÚBIKA BOLD. En él descubrirás infinitas combinaciones con los diseños más frescos y los acabados más avanzados.

En nuestra página , recientemente renovada, puedes consultar los catálogos completos. ¡Muchas gracias por seguirnos durante estos 100 post!

CONSEJOS PARA FAVORECER EL DESCANSO EN LOS NIÑOS

Cada niño es diferente: unos duermen a pierna suelta desde bebés mientras que a otros les cuesta mucho más conciliar el sueño. Hoy vamos a repasar una serie de recomendaciones para que nuestros hijos disfruten de un sueño reparador y prolongado y, por consiguiente, nosotros también.

El primer punto clave es la temperatura de su dormitorio. Especialmente en invierno, tenemos tendencia a subir la calefacción y abrigar a los niños al máximo. Esta medida puede resultar contraproducente cuando llega la noche porque una temperatura demasiado alta hace que las mucosas, muy sensibles en los más pequeños, se hinchen. El resultado es que respiran aire viciado y caliente y a pesar de dormir no descansan como deberían.

La temperatura aconsejable para la habitación de los niños está entre 16 y 18 grados.  Por lo tanto, antes de acostarlos baja la calefacción y abre un par de minutos las ventanas. De esta forma el aire seco de la calefacción con algo de aire fresco del exterior.

La humedad es otro factor a tener en cuenta. Lo recomendable es que la humedad de la habitación esté entre 50 y 60%. En el mercado existen aparatos que miden esta humedad en el ambiente. Humidificadores, paños húmedos o plantas también evitan que el aire se reseque en exceso.

Otra buena idea es atenuar la iluminación del cuarto infantil o estancia dónde se encuentre el niño aproximadamente una hora antes de acostarse. Se puede hacer con guirnaldas de luz, por ejemplo, o con lámparas auxiliares que permitan una regulación de intensidad. Esta medida favorecerá que el niño concilie el sueño.

Mejor a oscuras que con una luz encendida. Olvídate de acostumbrarle a dormir con la luz encendida. Puede que te resulte cómodo, pero la producción de melatonina, necesaria para un sueño reparador y tranquilo, se ve afectada por la luz. Ya sabes, mejor a oscuras. Si insiste en que necesita al menos un poco de luz, déjale una pequeña lamparita nocturna de esas transportables y que apenas iluminan.

Una rutina que les vaya preparando para la hora de irse a la cama también es una buena idea. A menudo es algo a lo que no prestamos atención porque estamos cansados, pero puede que la solución esté en la lectura de un par de páginas de un cuento, una pequeña historia que te inventes para la hora de acostarse, o quizá, en abrazar juntos a su peluche preferido. En todo caso la clave está en seguir siempre un patrón para que todos os sintáis mucho más cómodos.

Fuente: Houzz

DIFERENTES TIPOS DE LITERA

Cuando tenemos varios hijos y vivimos en una casa pequeña, con pocas habitaciones, en la mayoría de ocasiones no teneos más opción que hacer que los niños compartan habitación. Aunque a priori no parece lo más óptimo, es algo que puede fortalecer los vínculos entre los hermanos y establecer entre ellos lazos de complicidad y diversión.

Nuestros catálogos Junior  y UP16 se alían con nosotros para lograr que nuestros dormitorios infantiles den mucho más de sí, sin dejar de lado el componente estético, a través de diferentes propuestas de litera. De esta manera pueden dormir cómodamente y disfrutan de más espacio libre para realizar otras actividades, como jugar o estudiar, durante las horas del día.

En primer lugar hablaremos de las literas tradicionales, que llevan usándose décadas, en la que dos camas iguales se sitúan una justo encima de la otra. Es la forma más clásica de componer la litera aunque hoy existen múltiples derivados de ésta. Por ejemplo, la particularidad de la litera tradicional que vemos en la imagen superior es que la cama inferior es una cama nido que esconde una tercera cama. Si no necesitas esta tercera cama siempre puedes sustituirla por cajones para multiplicar el espacio de almacenaje sin perder espacio en el dormitorio.

Las literas en perpendicular son una opción más moderna a la hora de disponer la situación de las camas. Una de ellas va en línea con una de las paredes mientras que la otra se coloca de forma perpendicular a la de abajo. Es una buena manera de aprovechar el espacio que queda abajo para colocar armarios, cajones, o incluso una mesa de estudio.

Si optas por literas en tren, las camas están en línea pero desplazadas. En principio se necesita algo más de espacio para instalar este tipo de literas en dormitorios juveniles, pero también es cierto que se puede aprovechar la zona inferior que hay bajo la cama de arriba y que hace de soporte.

Por último nos encontramos con las literas abatibles, que son aquellas en las que una cama se dispone sobre la otra, pero ambas se cierran y se recogen en un mueble que va fijado a la pared. El resultado es una solución perfecta para cuartos muy pequeños en los que el espacio escasea.

 

UP: VUESTROS FAVORITOS EN PINTEREST

Hace poco más de un año escribimos un post sobre las fotos que estaban teniendo más éxito en nuestro perfil de Pinterest. Las composiciones de nuestro catálogo UP que ahí os mostrábamos siguen estando en las primeras posiciones y hoy queremos mostraros otras tres composiciones que las siguen muy de cerca.

Arriba tenemos la composición UP94, en acabados piedra y turquesa.  Se compone de cama tren y escritorio, todo en un único módulo.  Sin duda es una de las combinaciones ideales para aprovechar el espacio en habitaciones pequeñas y tener espacio para almacenaje extra para libros, material de deporte, juguetes, etc.

De cerca le sigue esta composición con litera y escritorio integrado, la UP96, que combina los acabados pino sueco y lima. En ella se han apilado dos escaleras de dos peldaños para que el acceso a la cama superior sea más sencillo y al mismo tiempo multiplicar la capacidad de almacenaje.  Existen múltiples opciones de quitamiedos, como por ejemplo las que puedes ver en estas imágenes:

Por último se cuela UP105, una composición con canapé elevable, complementado con 2 cajones y un hueco. Los acabados que se han utilizado son grafic piedra y ámbar.

A pesar de su apariencia ligera, bajo el canapé esconde una gran capacidad para guardar todas nuestras cosas.

Todas ellas son una muestra de que en UP16 puedes encontrar miles de combinaciones posibles para crear el dormitorio ideal para tus hijos, sean cuales sean tus necesidades y el espacio con el que cuentes.

¿Y tú? ¿Cuál es tu composición favorita?

¿QUÉ COLORES FAVORECEN EL RENDIMIENTO ESCOLAR?

Ya hemos comentado en numerosas ocasiones la influencia del color en nuestra personalidad y desarrollo. Hoy nos detenemos a descubrir qué colores pueden ayudar a los niños a que desarrollen mejor sus tareas escolares y saquen el máximo partido a las horas de estudio. Algo tan sencillo como la utilización de determinados colores puede estimular su curiosidad y sus ganas de aprender.

Una de las gamas más recomendables para aplicar en la zona de estudio infantil es la de los verdes. Es el color de la naturaleza y transmite una gran sensación de tranquilidad. Simboliza y genera seguridad, de modo que puede hacer que tus hijos se sientan más a gusto y más capaces de resolver una tarea difícil o preparar un examen importante. Reduce el estrés y refuerza la capacidad de concentración, por lo que es la opción perfecta para ayudar a los pequeños a estudiar y hacer los deberes.  Por otro lado, es un color muy agradable para la vista y hace descansar el esfuerzo del ojo humano. Por este motivo es ideal para aquellos que necesiten estar mucho tiempo concentrado  frente a libros o en el ordenador.

Los tonos lilas, violetas y rosas simbolizan feminidad, espiritualidad, fantasía y misterio, por lo que son idóneos para aquellos niños que necesitan ayuda para desarrollar su lado más creativo. Otros efectos positivos de esta tonalidad es que aumenta la capacidad de comunicación y la reducción de la impaciencia, que son factores fundamentales para que los más jóvenes se concentren en la tarea sin cansarse al poco tiempo de empezar. Además, si la distribución del dormitorio te lo permite, intenta que desde la mesa de estudio no se vea la cama par que no se sientan tentados a tomarse un descanso.

El color blanco representa la pureza, transmite sensación de paz y es ideal para conseguir ambientes luminosos y tranquilos. Utilizado en la zona de estudio genera una atmósfera serena, ordenada y limpia. Tanto para habitaciones independientes destinadas exclusivamente al estudio como para aquellas que están integradas en el mismo dormitorio, el color blanco les ayudará a concentrarse plenamente en lo que están haciendo, evitando distracciones. Además, si puedes, aprovecha la luz natural para situar el escritorio cerca. De esta forma mejorará el rendimiento escolar y la vista de los niños se verá reconfortada.

El azul, del mismo modo que sucede con el verde, transmite sensación de relajación y estabilidad. Es uno de los colores más utilizados para decorar las habitaciones infantiles porque ayuda a calmar la mente, facilita la concentración, disminuyendo el miedo y la tensión. Otro plus de este color es que incrementa el desarrollo de la creatividad en los niños. La utilización de este color en la zona de estudio genera confianza al mismo tiempo que aporta serenidad al espacio, cualidades necesarias también para un correcto descanso.

Por su parte, el amarillo representa el intelecto, por lo que es una buena opción para utilizarlo en el espacio en el que estudian nuestros hijos. Fomenta la actividad mental y la creatividad de modo que aprenderán con mayor facilidad todo aquello que requiera una repetición para memorizar.  Con tan solo incluir ciertos toques en este tono, el ambiente se torna enseguida mucho más alegre.

En cuanto al rojo, es el color más excitante y estimulante. Aumenta la presión sanguínea y el entusiasmo, así que es una opción ideal para fomentar el interés. Es un tono muy vibrante e intenso que incrementa la actividad por lo que se trata de otra opción a considerar para la zona de estudio. Ayuda a memorizar correctamente y mantiene a los niños en situación de alerta. Por este motivo no se recomienda utilizar este color en habitaciones de niños hiperactivos o que se distraen con facilidad.

Estas imágenes corresponden a nuestro catálogo UP, donde encontrarás miles de opciones para crear el dormitorio de tus hijos en 31 colores diferentes. ¡Te animamos a descubrirlos!

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE COMPARTIR HABITACIÓN

Muchos hemos tenido que compartir habitación con nuestros hermanos y los recuerdos de esa experiencia son difusos, no sólo por el tiempo que ha pasado sino también por la mezcla de recuerdos felices y otros menos felices. Los ratos de diversión y confidencias hasta las tantas de la noche se mezclan con el deseo de independencia y las ganas de que enviaran a nuestro hermano de campamento un par de semanas para tener todo el dormitorio para nosotros solos. Y es que, como casi todo en la vida, compartir habitación tiene una serie de ventajas y desventajas para nuestros hijos. A continuación vamos a enumerar varias de ellas.

Como ventajas podemos destacar las siguientes:

  • En primer lugar, el vínculo que se crea entre los hermanos suele ser mayor, ya que tienen un espacio común en el que compartir confidencias y juegos.
  • Fomenta la solidaridad a la hora de compartir sus juguetes u objetos más preciados.
  • Los celos entre hermanos tiende a disminuir, puesto que entienden que sus condiciones son igualitarias.
  • Los hermanos se coordinan en hábitos y horarios, lo que es muy ventajoso para los padres.
  • Los niños se sienten más seguros cuando se van a dormir al estar acompañados. Esto favorece el descanso y la relajación, disminuyendo sus miedos.
  • Puede darles muchos momentos de diversión y juegos antes de dormir y al despertar.

La otra cara de la moneda nos presenta estas otras desventajas:

  • Puede generarles inseguridad cuando no cuentan con la figura de su hermano a su lado, al haberse acostumbrado a su compañía.
  • El despertar de uno de los hermanos puede alterar el sueño del otro. Aunque en ocasiones los niños se acostumbran y duermen plácidamente a pesar de los gritos o llantos de su compañero de habitación.
  • Si pasan de dormir solos a compartir habitación les puede alterar las conductas del sueño hasta que se acostumbran a las nuevas rutinas.
  • Puede hacerles menos independientes a la hora de tomar algunas decisiones en su día a día.
  • Pierden en cierta medida parte de su identidad individual al no contar con un espacio propio e independiente. Por esto es importante que dentro del cuarto esté dividido en espacio para cada uno de los niños, que tengan su propia zona de responsabilidad.
  • En la preadolescencia y en la adolescencia los expertos recomiendan que los niños tengan su propio espacio ya que a estas edades sienten una necesidad de intimidad y de individualidad que les ayuda a desarrollar su propia identidad.

En nuestro Catálogo UP16  y Junior puedes encontrar muchas soluciones para que compartir este espacio sea funcional y divertido.

¿POR QUÉ NOS GUSTA TANTO EL AZUL?

Es curioso pero con todo el abanico de colores del que disponemos y con lo que nos cuesta ponernos de acuerdo en otras cuestiones como la política, la religión o el fútbol, nos sorprende que el color azul sea el favorito para el 39% de los españoles.

Evidentemente hay muchas tonalidades de azul, y teniendo eso en cuenta esta respuesta no sería tan unánime. Sin ir más lejos, en nuestro catálogo UP16  de los 31 colores de acabados, 4 de ellos son azules: turquesa, añil, cian y azul nube.

En esta primera composición vemos el acabado turquesa en el cabecero y escritorio, combinado con el acabado polar y blanco poro. El turquesa nos recuerda al mar y nos evoca tranquilidad, calma y equilibrio. Favorece la inspiración y la creatividad, fomenta la amabilidad  y, al mismo tiempo, crea sensación de amplitud.

Es un color muy extendido en la decoración de dormitorios infantiles, como este dormitorio con cama tren que vemos en la segunda imagen. Se ha aplicado no sólo en la composición de mobiliario, en color piedra y turquesa, sino también en las paredes, textiles y otros elementos auxiliares como las cajas de ordenación para los juguetes.

Tradicionalmente, junto con el rosa, también ha sido uno de los colores más utilizados en dormitorios para bebés. En la imagen vemos una composición de cuna convertible en destaca el acabado azul nube.

El azul también es uno de los colores más recomendables a la hora de decorar una zona de estudio o trabajo. Según los expertos en psicología del color, el azul calma la mente y facilita la concentración. Además hace que niños y adultos seamos más creativos. Sin duda es una magnífica opción para habitaciones en las que la cama y el área de estudio comparten espacio, ya que es un color que también ayuda a conciliar el sueño.

¿Y tú? ¿También estás en ese 39%?

COMO ADAPTARNOS AL HORARIO DE VERANO

El pasado domingo tuvimos que adelantar el reloj una hora para adaptarnos al horario de verano. Es decir, perdimos una hora de sueño y a partir de ese momento amanecerá y anochecerá más tarde. Para algunas personas los efectos físicos y psíquicos de este adelanto horario se perciben hasta 10 días después.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro organismo a adaptarse a este cambio? El primer consejo de todos los expertos es levantarse antes el domingo, es decir, no despertarnos una hora más tarde de lo normal con la excusa del nuevo horario. Si no tuviste esto en cuenta, lamentablemente no podemos volver atrás en el tiempo, pero con unos hábitos de alimentación y descanso lograremos equilibrar la rutina del organismo ante alteraciones externas.

En cuanto al horario de las cenas, se recomienda mantener el mismo. De esta manera educaremos a nuestro sistema digestivo para que demande nutrientes de forma equitativa y coordinada. Hay determinados alimentos que pueden ayudarnos a la adaptación horaria: legumbres, frutos secos, avena y productos ricos en vitamina C, como por ejemplo las naranjas o las fresas.

Si tenemos dificultades para conciliar el sueño en los días posteriores al cambio de hora sería conveniente tomar a media tarde frutos ricos en magnesio como plátano, nueces o avellanas. Estos alimentos actúan como relajantes musculares y preparan el cuerpo para el momento de irse a dormir.  Otros buenos aliados para preparar nuestro cuerpo para el descanso son las infusiones o los suplementos alimenticios naturales.

Los niños, a pesar de ser los más sensibles a estos cambios, son al mismo tiempo los que más rápidamente se adaptan a ellos. Es posible que al día siguiente quieran dormir una hora más o comer y cenar más tarde, pero es recomendable mantener el horario habitual. Lo mismo ocurre con la hora de acostarse. Para propiciar esa adaptación es preciso continuar haciéndolo a la misma hora y evitar siestas compensatorias, tanto en niños como en adultos.

FENG SHUI EN EL ESPACIO DE TRABAJO

De sobra son conocidos los beneficios del Feng Shui para conseguir entornos agradables, positivos y que nos aporten bienestar para que todo fluya en nuestra vida. Además de aplicarlo en nuestro hogar es importante que intentemos aplicarlo a nuestro espacio de trabajo o estudio.

Estos espacios se ven expuestos a corrientes de energía que pueden ser positivas o no, y que tienen una manifestación real en nuestro rendimiento y, por tanto, en la consecución de nuestros logros a nivel profesional o académico. Según los preceptos del Feng Shui en la oficina, tan solo observando ciertos consejos en lo que se refiere a la disposición de los muebles u objetos de nuestro lugar de trabajo podemos mejorar, de forma considerable nuestro éxito laboral. ¿Por qué no intentarlo?

El primer paso para aplicar esta técnica milenaria es intentar colocar el escritorio de la mejor manera posible ya que, por norma general, es el punto focal de nuestro espacio de estudio o trabajo. Esta colocación variará si compartimos ese espacio con otras personas o no.

En el caso de que sea un espacio compartido hay que procurar que la mesa se sitúe delante de una pared (sin puertas ni ventanas), de forma que tu espalda quede protegida por esta. Se recomienda poner en ella un cuadro con paisajes naturales. En el caso de no poder utilizar este tipo de ubicación, quizás se pueda colocar a la espalda un mueble de grandes dimensiones, como una librería, o bien poner un espejo que refleje lo que está sucediendo a tu espalda. Si, por el contrario, trabajas de forma individual, o incluso en tu propio hogar, será mucho más sencillo disponer los muebles a tu gusto.

En la medida de lo posible debemos evitar que la mesa esté directamente de frente a la puerta, ya que quedaría demasiado expuestos a las energías que circulan. Por otro lado, tampoco se debería colocar de espaldas a la puerta, pues quedarías desprotegido. Ubicar el escritorio en diagonal a la puerta de ingreso a la oficina es lo ideal. Esta posición estimula el éxito, protege contra energías negativas y atrae la buena fortuna.

Es muy importante mantener el escritorio ordenado. Es fundamental evitar el desorden y la falta de utilidad, centrándonos en lo realmente práctico, sin descuidar el aspecto estético. La mezcla  de comodidad y seguridad dará lugar a resultados fáciles y a disfrutar mientras se trabaja. Para ello podemos optar por almacenar los documentos en armarios o cajones, para que  no estén a la vista. Si dejamos en la mesa tan solo las cosas que son realmente necesarias y útiles en el día a día estamos dejando espacio a nuevos clientes y nuevas oportunidades.

La iluminación es un elemento muy importante para estos espacios, donde debe predominar la luz natural, preferentemente de costado a la mesa de trabajo y, en el caso de iluminación artificial debe ser lo más cálida posible, para estimular tu sensación de bienestar.

La paleta cromática que utilicemos influirá también en el bienestar y la productividad en el trabajo. Según la labor que desarrolles puedes elegir los tonos para estimular tu creatividad, elevar tu conexión con los demás, mejorar las comunicaciones, o analizar estrategias y negocios entre otros.

El naranja y el rojo son colores de fuego. Se asocian a la vitalidad y la pasión. Son muy creativos pero resultan poco adecuados para un puesto de trabajo porque pueden ser demasiado agresivos y dificultan la concentración.

El blanco y el gris son colores de metal. El blanco es un color luminoso que simboliza la pureza, la confianza y la tranquilidad. Genera ambientes ordenados, limpios y visualmente atractivos. Ayuda a la objetividad, la concentración y el trabajo intelectual. Tiene muy buenas cualidades; tan solo le falla la falta de calidez. Si nos decidimos por este tono en la oficina es importante que lo combinemos con otros colores suaves. El gris es una muy buena opción para la oficina, especialmente cuando se combina con azules. El amarillo evoca sentimientos de alegría y simpatía, pero ciertos tonos de amarillo pueden producir ansiedad.

El verde es un color de madera y habla de crecimiento. Resulta muy relajante en espacios con buena luz natural ya que recuerda a la naturaleza y el crecimiento y en tonos claros previene la fatiga visual. El verde agua o el lavanda son tonos ying que ayudan a la concentración mental. Algunos detalles en colores vibrantes que aporten energía yang, necesaria para mantenernos lúcidos y dinámicos pueden incorporarse en cuadros y objetos. El verde genera ideas nuevas e ingeniosas, por lo que resultan interesantes para quienes trabajan hacia nuevos mercados o están cambiando su rumbo laboral.

Los tonos azules favorecen la introspección y a contactar con las propias emociones, siendo beneficioso para quienes trabajan solos. El morado produce sensación de sanación y de calma. Si elegimos tonos pasteles, éstos pueden ser colores muy adecuados para paredes y techos. Los colores naturales y tierras transmiten sensación de contención y estabilidad y ayudan a dominar miedos y preocupaciones futuras.

En cualquier caso, creas o no en el Feng Shui, el objetivo a perseguir a la hora de organizar nuestro rincón de estudio o trabajo es siempre conseguir un espacio agradable y acogedor en el que sentirnos a gusto, cómodos y despiertos, para poder dar lo mejor de nosotros mismos en el plano laboral.

¡TODO EN ORDEN!

Mantener un dormitorio infantil ordenado puede parecer una utopía. Juguetes, abrigos, objetos para practicar deporte, cuentos, dibujos, la mochila del cole… demasiadas cosas (y muy diferentes) en un solo espacio y muy poco tiempo para ordenar cada día. Sin duda, lo que puede hacer que nos acerquemos a ese ideal de dormitorio impoluto sería que los niños colaboren en mantener el orden.

Los cuartos infantiles, por norma general, son espacios en los que no hay reglas, así que se puede llegar a un estado de caos con mucha facilidad. Además de tratar de inculcarles que deben mantener su espacio lo más recogido posible y que es su responsabilidad, es necesario adoptar soluciones que les facilites esa labor.

En primer lugar es fundamental una buena planificación de la distribución del mobiliario, teniendo claro de cuanto espacio disponemos y cómo podemos aprovecharlo mejor. En el caso de dormitorios en los que duerman dos niños las literas dispuestas en L, o bien una encima de otra, son una gran solución que no roban mucho espacio, aprovechando la altura de la pared y dejando espacio para zona de estudio o el armario.

Los módulos con cajones se han convertido en algo imprescindible en los cuartos infantiles. Son ideales para guardar juguetes y utensilios de deporte, por ejemplo. Si planificas con antelación un cajón para cada cosa ya tienes medio camino hecho para que lo tengan todo más recogido. Es importante que estos módulos estén a la altura de los niños, para que puedan acceder a ellos con facilidad, como por ejemplo bajo la cama.

Para que los niños, incluso los más pequeños, vayan aprendiendo a guardar cada cosa en su sitio, es recomendable que puedan identificar el espacio correspondiente de almacenaje. Puede ser por ejemplo, con letreros indicando lo que va dentro. Puede ser con letras o con un dibujo. O bien, simplemente con cajones de distintos colores. En nuestro catálogo UP16 tienes 31 colores disponibles para sus módulos block. Si quieres utilizar solo un color, podrían diferenciarse utilizando diferentes tiradores en el mismo tono. Es también una forma de que identifiquen dónde debe guardarse cada objeto, o donde buscarla cuando sea necesario.

Puede ser muy útil colocar una estantería junto a la mesa de estudio para que pueda organizar sus cuentos y libros del cole. Es otra forma de aprovechar el espacio de forma vertical y diferenciar ese espacio de la habitación para dedicarlo a la lectura y hacer los deberes.

Lo más importante es que perciban el orden como  si de un juego se tratase, poniendo facilidades para que les resulte lo más divertido y sencillo posible.  ¿Cuáles son vuestros trucos para mantener el orden en el cuarto infantil?