COMO AFECTA LA OLA DE FRÍO A NUESTRO BOLSILLO

Estamos viviendo la peor ola de frío de todo el invierno y eso hace que estos días tiremos más que nunca de calefacción para calentar nuestros hogares. Esta situación hace que el gasto energético aumente provocando no sólo un mayor coste medioambiental sino también un aumento en nuestras facturas de gas y luz.

Se estima un aumento del 14% en calefacción y otros consumos eléctricos durante los días en los que las temperaturas bajan al máximo. Según los expertos, cuando las temperaturas bajan tan de repente, tendemos a subir la aguja del termostato 2 grados y  mantenerla encendida durante más tiempo. Aumentar la temperatura un grado dispara el consumo un 7% y este sencillo gesto se ve reflejado directamente en la factura de los consumidores.

En función del sistema de calefacción y tarifa con la que cuenten ese aumento en la factura puede estar entre 10 y 23 euros al mes. Estas cifras han sido calculadas teniendo en cuenta el gasto anual en calefacción eléctrica (entre los 1900 y los 2200 euros) y por gas natural (entre los 760 y los 900 euros) de los españoles.

A pesar del frío, ahorrar en calefacción es posible. Algunos expertos aseguran que es posible ahorrar entre un 10% y un 40% llevando un consumo responsable. Para ello, lo primero que deberíamos hacer es mantener constante la temperatura de la casa entre los 19 y los 21 grados. Por la noche bastará con dejarla entre los 15 y 17 grados.

Para aquellos que tengan caldera, hacerse con un termostato inteligente, capaz de encenderse y apagarse cuando la casa llegue a una determinada temperatura y adaptarse a sus hábitos y estancias, también será clave.

También es importante revisar los radiadores ya que es posible que no calienten adecuadamente si tienen aire dentro del circuito. Para incrementar la difusión del calor pueden colocarse láminas reflectantes o cerámicas sobre ellos.

A la hora de ventilar las habitaciones, hacerlo durante las horas centrales del día, cuando hace más calor en el exterior. También es recomendable hacer uso de sistemas de doble ventana, cortinas gruesas y otros materiales aislantes. Hasta un 30% de las necesidades de calefacción vienen por pérdidas de calor originadas en las ventanas.

Pero además del aumento del uso de la calefacción, durante los días de frío, tendemos a estar un par de minutos más bajo el agua de la ducha. Esto obliga a la caldera y al termo a funcionar durante más tiempo, dejando caer entre 20 y 40 litros adicionales.

Aquellos que tengan un vehículo también se verán obligados a aumentar su presupuesto para gasolina, pues el gasto en combustible de los coches puede elevarse entre un 10% y un 15% cuando las temperaturas se aproximan a los 0 grados centígrados, como es el caso de estos últimos días. El motor necesita más tiempo para calentarse y mayor inyección de combustible. Las baterías, que reducen su rendimiento y obligan al motor a trabajar más, y el uso de la calefacción en el interior del automóvil tampoco ayudan a atenuarlo.

Fuente: Decoración 2.0

CÓMO AHORRAR EN EL CONSUMO ENERGÉTICO ESTE INVIERNO

Dentro de unos días retrasaremos una hora en nuestros relojes y ya sabemos lo que implica: pasar más horas en casa y, por lo tanto, usar más electricidad, calefacción y agua caliente. Aunque contemos con un buen sistema de calefacción es inevitable que el gasto en estos suministros se dispare durante los meses de invierno. ¿Qué podemos hacer para gastar de una manera eficiente?

Hemos recopilado esta serie de consejos para gastar sólo lo necesario, sin renunciar a calidez y bienestar en tu hogar.

Un buen comienzo para ahorrar, si aún no lo has hecho, es pasarte a los LED para la iluminación de toda la casa. Su principal cualidad es que son capaces de emitir luz durante mucho tiempo a cambio de un gasto mínimo. O lo que es lo mismo, con ellos podrás ahorrar hasta un 90 por ciento del consumo de iluminación de tu casa. ¿No te lo crees? ¡Haz la prueba! En este post puedes ver más detalles acerca de este tipo de iluminación.

En cuanto a los electrodomésticos y resto de aparatos electrónicos, puedes conseguir que gasten menos y duren más si instalas en ellos eliminadores de stand-by, también conocido como consumo fantasma. Según estudios del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, los electrodomésticos pueden llegar a gastar al año entre 30 y 50 euros cuando permanecen en stand-by sin ser usados. Observa a tu alrededor y verás cuántos aparatos electrónicos pueden ayudarte a gastar menos si colocas estos eliminadores de stand-by que son regletas especiales: TV, lámparas del salón, ordenador, periféricos, etc. Son ideales para colocar detrás de los muebles gracias a su cable alargador y su interruptor de pie. Así no quedan a la vista y son cómodos de encender. Y lo mejor de todo. Habrás logrado decir adiós al consumo energético innecesario.

El agua es otro de los suministros en los que podemos intentar ahorrar, no sólo por el gasto sino también porque estamos en momentos de sequía y es un recurso que deberíamos concienciarnos para no malgastar en nuestros hogares.  Pues bien, existen soluciones que te permitirán consumir hasta un 50 por ciento menos de agua. Existen, por ejemplo, unos aireadores que mezclan el agua de los grifos con aire, reduciendo el caudal a la mitad. La colocación es bastante sencilla.  Por  otro lado, los grifos termostáticos son una gran solución para consumir moderadamente por varios motivos: llevan un limitador de caudal y el agua sale directamente a la temperatura elegida.

Sin embargo, el punto clave cuando hablamos de ahorro energético y el que más preocupa en nuestros hogares es la calefacción y la caldera. Si apuestas por una caldera de condensación o por un sistema eficiente, puedes reducir el consumo hasta en un 30 por ciento.  ¿Has oído hablar de las estufas de pellets (aglomerado de serrín)? Tal vez sea la solución que necesitas si cada vez estás más en sintonía con el reciclaje y el cuidado medioambiental ya que aprovechan entre el 80 y el 90 por ciento del calor que generan. Ese dato las convierte en excelentes aliadas para alcanzar un porcentaje alto de ahorro en calefacción.