¿CÓMO ES LA CASA IDEAL PARA UN SINGLE?

Sabemos que es la semana del amor, los corazones entrelazados y los stories más  pastelosos. Sin embargo no podemos dar la espalda a una realidad: el número de hogares unipersonales está creciendo. Sus habitantes tienen diferentes caras: jóvenes que inician la aventura de la emancipación, solteros que se sienten cómodos viviendo solos, divorciados que ya no necesitan tanto espacio en su casa,…  La demanda de pisos para singles se ha disparado en los últimos años como consecuencia de los cambios sociales.

El número de personas que viven solas aumenta cada año y ya supera la cifra de un 25% del total de los hogares en España. Es la segunda opción más habitual, después de los hogares formados por dos personas (alrededor del 30%).

En general, los solteros que no quieren compartir piso buscan inmuebles similares a un estudio, que tenga entre 50 y 60m2, con una o dos habitaciones, o apartamentos en alquiler con rentas asequibles. Buscan una adaptabilidad no sólo en cuanto a espacio sino también en cuanto a precio, ya que un gran número de estos singles son jóvenes.

Según un estudio realizado por pisos.com, los singles suelen preferir las zonas céntricas de la ciudad y buscan sobre todo vivir de alquiler. Por otro lado, tienden a configurar su piso de manera muy funcional, con pocos espacios separados para lograr una mayor sensación de amplitud.

Según la arquitecta Mónica Lombana estas son las características que tendría el piso ideal single, considerando que no tenga más de 50m2:

  • El salón tiene que ocupar la mayor parte del espacio disponible, aprovechando al máximo la entrada de luz natural e incorporando la terraza, si la hubiera.
  • La cocina debería ser una prolongación del salón, colocando entre ambos espacios virtuales una mesa que sirva tanto de comedor como de mueble auxiliar para cocinar.

  • Así mismo, el salón puede separarse del dormitorio por un tabique sin puerta o instalar una corrediza para eliminar zonas muertas.
  • El baño debe ser la estancia más funcional porque es donde menos tiempo pasamos. Si es posible, hay que ganar superficie para el dormitorio o el salón, por ejemplo cambiando la bañera por una ducha.
  • Como último consejo, conviene contemplar la posibilidad de aprovechar las alturas si la vivienda cuenta con techos elevados, construyendo altillos para almacenaje o, incluso, como dormitorio extra.

Fuente: Anida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *