3 CONSEJOS CURIOSOS PARA DORMIR BIEN CUANDO HACE CALOR

Según los expertos la pasada noche fue (hasta el momento) la  más calurosa del año en el centro y sur de la península.  El descanso nocturno es uno de los aspectos que se alteran más en nuestra vida cuando las temperaturas suben de forma desorbitada.

Es habitual que en estas fechas, en blogs como este y en todos los medios de comunicación nos aconsejen sobre qué debemos hacer para que nuestro descanso sea el adecuado y podamos rendir bien durante el día.

  1. Cena algo picante. Siempre hemos oído que para descansar bien hay que cenar algo ligero, al menos 2 horas antes de acostarnos para hacer correctamente la digestión. Pues bien, si en esta cena ligera incluimos algún elemento picante nuestra sudoración se estimula. Aunque de entrada suene descabellado, esto hace que expulsemos el calor corporal a través del sudor e internamente nuestro cuerpo esté más fresco y podamos descansar mejor.

  2. Coloca el ventilador estratégicamente. Los ventiladores, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, no enfrían el aire por su cuento. Únicamente hacen circular el aire por detrás del ventilador. Si se utilizan estratégicamente se pueden utilizar para empujar el aire frío en la habitación, al igual que una unidad de aire acondicionado. La forma más sencilla de hacerlo es colocar el ventilador cerca de una ventana abierta. La temperatura exterior es más fría que la temperatura de dentro, por la noche, así que esto ayuda a traer el aire frío del exterior a tu dormitorio.

En el caso de que no tengamos una ventana convenientemente situada en nuestra habitación que se pueda dejar abierta toda la noche se puede probar esta otra opción. Consigue un recipiente de agua grande, llénalo con todo el hielo que puedas y colócalo detrás del ventilador. Con este invento se crea un frescor similar a la brisa del mar.

   3. Lávate las manos con agua fría. Aunque parezca un gesto insignificante para refrescarnos en realidad es un método muy eficaz. Cuando sentimos calor la sangre está muy cerca de la piel. En las manos y dedos existen numerosas venas que transportan la sangre, así que lavarlas con agua fría es una gran manera de enfriar la sangre que a su vez ayuda a enfriar el cuerpo entero. Es especialmente importante lavarse las muñecas, que cubre una gran cantidad de vasos sanguíneos.

Por supuesto, si estos 3 consejos no funcionan siempre nos quedarán los clásicos para soportar el calor durante la noche: beber un vaso de agua bien fría antes de acostarnos, una ducha fría, dejar el dormitorio a oscuras durante el día (especialmente si está orientado a una zona soleada), evitar la cafeína y el alcohol o incluso meter las sábanas y pijamas en la nevera una hora antes de acostarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *