SACA PARTIDO A UN PISO PEQUEÑO

Aunque a todos nos gustaría tener una casa grande y espaciosa, no siempre es posible. Por suerte las posibilidades para crear un hogar funcional y decorado con buen gusto no es cuestión de espacio.  Hoy vamos a ver varias claves para decorar espacios reducidos y optimizar al máximo los metros cuadrados con los que cuentas.

La elección y combinación de colores a la hora de decorar nuestro hogar siempre es una de las cuestiones más controvertidas por la gran variedad de gustos y preferencias. Hay quien lo quiere todo en un tono neutro y monocorde mientras hay otros que se decantan por poner cada espacio de un color intenso. Para un piso pequeño lo mejor que puedes hacer es elegir tonos claros y luminosos, al menos en las paredes y el suelo. Si te decantas por paredes oscuras lo que conseguirás es transmitir sensación de agobio.

En cuanto al estilo decorativo, los pisos pequeños se adjuntan más a estilos contemporáneos con un espíritu minimalista que apueste por espacios sencillos y naturales. Eso no quiere decir que no puedas darle tu ‘toque’ a través de complementos decorativos, pero la base cuanto más limpia y sencilla ampliará visualmente el espacio.

Existen infinidad de muebles con varias funciones que pueden ayudarnos dando un plus de funcionalidad en la decoración de pisos pequeños. Si apuestas por ellos te salvarán en más de una ocasión: sofás cama, librerías que funcionan como separadores de ambiente, mesas extensibles, etc.

Una casa con poco espacio necesita (aún más que cualquier otra) estar muy bien organizada. Para conseguirlo es necesario que el orden se mantenga a todas horas. ¿Cómo lo conseguimos? Contando con el suficiente espacio de almacenaje para tenerlo todo bien guardado y fuera de la vista. Necesitas aprovechar cada centímetro buscando huecos de almacenaje que queden ocultos a simple vista. Por ejemplo, butacas y mesas con espacio oculto, como la que te mostramos en la imagen que pertenece a nuestro catálogo CÚBIKA BOLD .

O también puedes hacerte con canapés con sitio para almacenar la ropa de casa, maletas y prendas de otras temporadas que no te caben en el armario, como mostramos en esta imagen de nuestro catálogo CRETA BASIC. Existen mil posibilidades lo importante es que a la hora de elegir tus muebles des prioridad a la capacidad de almacenaje que tienen.

Por último, una vez hayas amueblado tu casa, podrás dotarla de personalidad con determinados elementos que impriman una nota de carácter sin robarte espacio. Apuesta por decorar las paredes con cuadros, fotografías e ilustraciones que digan mucho de ti. Sin abigarrar la atmósfera, pero definiéndola.

YA ESTÁ AQUÍ EL NUEVO CÚBIKA BOLD

En Grupo Exojo esta semana estamos  dando la bienvenida a nuestro catálogo de salones CÚBIKA BOLD  .Un catálogo inspirado  en lo práctico, lo versátil, el orden y la tecnología, siempre con el objetivo de  ayudaros a crear salones para vivirlos.

CÚBIKA  representa el cuerpo y la tridimensionalidad del espacio. La energía, la armonía y el equilibrio de la naturaleza, con un punto focal para conectar. CÚBIKA BOLD es la meditación que promueven la paz y el equilibrio de un universo físico y de la armonía de sus volúmenes.

 

En el catálogo CÚBIKA BOLD encontraras novedades como aparadores con  múltiples apartados de puertas, huecos y cajones que ofrecen todas las soluciones a tus necesidades. Además de una nueva serie de vitrinas que con la iluminación led que incorporan  le dan un toque de  elegancia a tu salón.

Los módulos de televisión también vienen con novedades, ampliando sus posibilidades de diseño y personalización. Estos  pueden ser completados  con iluminación led, soportes de TV con laterales de cristal… Incluso para los que trabajan desde casa tienen la opción de mesa escritorio con usb integrado.

Toda la gama CÚBIKA BOLD  está disponible en 7 colores base y 3 acabados combinación con los cuales podrás crear un diseño personalizado para que vayan acorde al estilo de tu hogar. ¿A qué esperas para ver todo el catálogo completo? Puedes hacerlo aquí .

¿QUÉ COLORES FAVORECEN EL RENDIMIENTO ESCOLAR?

Ya hemos comentado en numerosas ocasiones la influencia del color en nuestra personalidad y desarrollo. Hoy nos detenemos a descubrir qué colores pueden ayudar a los niños a que desarrollen mejor sus tareas escolares y saquen el máximo partido a las horas de estudio. Algo tan sencillo como la utilización de determinados colores puede estimular su curiosidad y sus ganas de aprender.

Una de las gamas más recomendables para aplicar en la zona de estudio infantil es la de los verdes. Es el color de la naturaleza y transmite una gran sensación de tranquilidad. Simboliza y genera seguridad, de modo que puede hacer que tus hijos se sientan más a gusto y más capaces de resolver una tarea difícil o preparar un examen importante. Reduce el estrés y refuerza la capacidad de concentración, por lo que es la opción perfecta para ayudar a los pequeños a estudiar y hacer los deberes.  Por otro lado, es un color muy agradable para la vista y hace descansar el esfuerzo del ojo humano. Por este motivo es ideal para aquellos que necesiten estar mucho tiempo concentrado  frente a libros o en el ordenador.

Los tonos lilas, violetas y rosas simbolizan feminidad, espiritualidad, fantasía y misterio, por lo que son idóneos para aquellos niños que necesitan ayuda para desarrollar su lado más creativo. Otros efectos positivos de esta tonalidad es que aumenta la capacidad de comunicación y la reducción de la impaciencia, que son factores fundamentales para que los más jóvenes se concentren en la tarea sin cansarse al poco tiempo de empezar. Además, si la distribución del dormitorio te lo permite, intenta que desde la mesa de estudio no se vea la cama par que no se sientan tentados a tomarse un descanso.

El color blanco representa la pureza, transmite sensación de paz y es ideal para conseguir ambientes luminosos y tranquilos. Utilizado en la zona de estudio genera una atmósfera serena, ordenada y limpia. Tanto para habitaciones independientes destinadas exclusivamente al estudio como para aquellas que están integradas en el mismo dormitorio, el color blanco les ayudará a concentrarse plenamente en lo que están haciendo, evitando distracciones. Además, si puedes, aprovecha la luz natural para situar el escritorio cerca. De esta forma mejorará el rendimiento escolar y la vista de los niños se verá reconfortada.

El azul, del mismo modo que sucede con el verde, transmite sensación de relajación y estabilidad. Es uno de los colores más utilizados para decorar las habitaciones infantiles porque ayuda a calmar la mente, facilita la concentración, disminuyendo el miedo y la tensión. Otro plus de este color es que incrementa el desarrollo de la creatividad en los niños. La utilización de este color en la zona de estudio genera confianza al mismo tiempo que aporta serenidad al espacio, cualidades necesarias también para un correcto descanso.

Por su parte, el amarillo representa el intelecto, por lo que es una buena opción para utilizarlo en el espacio en el que estudian nuestros hijos. Fomenta la actividad mental y la creatividad de modo que aprenderán con mayor facilidad todo aquello que requiera una repetición para memorizar.  Con tan solo incluir ciertos toques en este tono, el ambiente se torna enseguida mucho más alegre.

En cuanto al rojo, es el color más excitante y estimulante. Aumenta la presión sanguínea y el entusiasmo, así que es una opción ideal para fomentar el interés. Es un tono muy vibrante e intenso que incrementa la actividad por lo que se trata de otra opción a considerar para la zona de estudio. Ayuda a memorizar correctamente y mantiene a los niños en situación de alerta. Por este motivo no se recomienda utilizar este color en habitaciones de niños hiperactivos o que se distraen con facilidad.

Estas imágenes corresponden a nuestro catálogo UP, donde encontrarás miles de opciones para crear el dormitorio de tus hijos en 27 colores diferentes. ¡Te animamos a descubrirlos!

LA IMPORTANCIA DE CREAR HÁBITOS

La vuelta al cole es el momento ideal para crear rutinas en los niños, adaptándolas a las nuevas actividades con las que se encuentran a la vuelta de las vacaciones. Mantener una regularidad en sus hábitos diarios es vital para ofrecerles un ambiente de estabilidad en el que aprender y ser educados de forma constructiva, formando una personalidad segura y consciente.

Además de su horario lectivo y de actividades extraescolares estos son algunos de los hábitos diarios en los que conviene establecer una rutina:

 –     Horario para dormir: El descanso es fundamental para poder desarrollarse y aprender en la escuela. Tener un horario específico todos los días para acostarse les ayuda a crear un reloj interno que consigue que descansen mejor y rindan más durante el día.

 –      Higiene: Lavarse las manos, limpiar lo que ensucian, ordenar sus juguetes o meter la ropa sucia en el cesto son gestos que pueden aprender a hacer de forma automática. Y por supuesto un horario específico para el baño y para lavarse los dientes.

 –    limentación: Establecer el horario y el lugar donde van a comer es un hábito que debe iniciarse desde la primera infancia, aunque vaya adaptándose a medida que van creciendo. Para muchos expertos es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema gastrointestinal y nutricional.

 –    Espacio para la diversión y la creatividad: Tiempo libre para jugar o practicar alguna actividad física o creativa. ¡No todo son obligaciones!

Entre los principales beneficios a largo plazo de aplicar estas rutinas y horarios puedes encontrar que:

– Les ayuda a desarrollar una personalidad estructurada, adquirir  responsabilidad y autodisciplina.

–   Desarrollan independencia y confianza. Seguir rutinas diarias les ayuda a volverse independientes y saber que pueden hacer las cosas por sí mismos.

–   Se sienten más felices, les brinda una sensación de seguridad muy importante para un desarrollo cerebral saludable.

 –   Crea buenos hábitos alimenticios.

En resumen, las rutinas son vitales para la formación física y psicológica del niño, ayudándoles a crecer en un mundo seguro que les permita explorar, tener inquietudes, conocer y desarrollar sus destrezas.

Fuente: www.nosotras.com

 

KEEP CALM! VUELTA A LA RUTINA

¿Por qué se nos hace todo tan cuesta arriba después de las vacaciones? ¿Es que no aprendemos de un año para otro? Pues parece ser que no. Hay quien más y quien menos pero ninguno nos libramos de ese estado pasajero de melancolía al que llamamos depresión post vacacional.

Según los expertos uno de los principales motivos de este fenómeno es que, como en tantas otras situaciones en nuestra vida, dejamos todo para última hora, y en menos de 24 horas pasamos de la playa a la oficina. ¿Te suena? Es entonces cuando tu cuerpo dice ¡Hey! ¿Qué pasa aquí? ¿Dónde está el sol, la arena y el chiringuito?

Es natural que queramos aprovechar las vacaciones hasta el último día y por ese motivo, una vez que regresamos a nuestro hábitat natural, es necesario que nos adaptemos poco a poco a las responsabilidades para acoplarnos sin padecer una situación de pena o angustia.

En primer lugar es importante que no retomemos la rutina habitual nada más llegar de vacaciones. Acudir a trabajar es más que suficiente. El resto de responsabilidades como cursos, gimnasio u otras actividades deberíamos dejarlas un poco de lado durante la primera semana, para ir adaptándonos de forma progresiva.  Es cierto que muchas de estas actividades representan una válvula de escape, pero es mejor que los primeros días dejemos el tiempo libre para disfrutar de él con amigos, familiares y sin responsabilidades.

Una vez estemos acostumbrados al horario laboral es el momento de introducir el resto de actividades cotidianas e incluso comenzar otras nuevas que nos sintamos impulsados a realizar. Durante las vacaciones tenemos más tiempo para reflexionar sobre nuestra vida y sentimos impulso de realizar todo tipo de actividades nuevas: yoga, tocar la guitarra, clases de pintura, pasear a diario, adquirir una mascota,…  Si después de una semana en nuestro entorno habitual aún conservamos la ilusión por realizar alguna de esas actividades no dudes en hacerlo. Es la mejor época del año para crear nuevos hábitos.

Algo similar a lo que ocurre con las actividades pasa también con nuestra alimentación. En verano, y más concretamente durante las vacaciones, solemos relajarnos y permitirnos algunos caprichos que ‘nos pide el cuerpo’.  No es recomendable pasar de cero a cien en 24 horas al alarmarnos en cuanto subimos de nuevo a la báscula. Nuestro cuerpo en este caso también necesita un período de adaptación. En la mayoría de ocasiones nuestro cuerpo, al ir eliminando progresivamente los hábitos que hemos adquirido en vacaciones como ese heladito o cervecita de más, él por si solo va volviendo a su estado habitual sin necesidad de una dieta estricta. Una dieta sumamente restrictiva de buenas a primeras puede acrecentar esa depresión postvacacional. Así que se puede aplicar la misma regla. Si una semana o diez días después de volver de vacaciones  y regresar a tu rutina aún sientes que necesitas esa dieta, entonces es el momento de comenzarla.

¡Ánimo con la vuelta a la rutina! ¡Es momento de reiniciar y aprovechar la energía que hemos acumulado en vacaciones!